WORKTECH 2018, la conferencia internacional líder dedicada al futuro del trabajo, llegó a Quito.

La prestigiosa conferencia Worktech 2018, con 15 años de éxito en el mercado internacional, reunió a oradores expertos en temas relacionados al mundo laboral, la tecnología, las personas y los espacios de trabajo. El evento estuvo organizado por Contract Workplaces, empresa regional especializada en el diseño y construcción de espacios de trabajo, que abarca todas las áreas de la arquitectura corporativa y consultoría en Workplace Strategy y Gestión del cambio.

Varias ciudades alrededor del mundo han sido sede de WorkTech; en esta ocasión, la prestigiosa conferencia se llevó a cabo en la Universidad de las Américas en Quito, donde convocó a profesionales ecuatorianos interesados en las áreas de Diseño, Arquitectura, Recursos Humanos, Tecnología, Real Estate, Ventas, Facility Managers, entre otros.

Quien abrió el evento fue Kay Sargent, Directora de Workplace en Hellmuth, Obata & Kassabaum; quien se enfocó en los cambios que los entornos laborales deben adquirir. En su conferencia, destacó que la transformación debe comenzar pensando en el trabajador del futuro, por lo que es fundamental incluir aspectos como la inteligencia emocional, el alto contacto, la experiencia del usuario, la fusión de los espacios, la conectividad, la utilización de los lugares compartidos y distribuidos por áreas y la sostenibilidad humana.

Kay Sargent

“Hay que entender a los trabajadores y pensar en espacios en los que quieran estar. Ya no diseñamos lugares, diseñamos experiencias”, enfatizó Sargent.

Por otro lado, Juan Carlos Cisneros, Gerente General de Microsoft Ecuador, habló sobre la cuarta revolución industrial, que trae consigo innovaciones como la inteligencia artificial y la robótica y cómo éstas deben ser aprovechadas en los lugares de trabajo. Aclaró que esta transformación no se enfoca únicamente en las máquinas, sino en la ideología de la compañía. Por consiguiente, las empresas deben entrar en un mundo en el que el centro de todo es el ser humano para poder ofrecer soluciones tecnológicas a sus clientes.

“Las decisiones deben ir tomándose en función del cliente, es un error dejar de pensar en la convivencia diaria del usuario con la tecnología”, explicó Cisneros.

Así mismo, Matías Romo, CEO de ST GO LAB, se centró en la importancia de una transformación que no se enfoque en los cambios tecnológicos, sino en cómo los integramos en los espacios, mismos que van a evolucionar hasta conseguir un ambiente en el que estemos conectados todo el tiempo con nuestros dispositivos: “Los aparatos electrónicos van a funcionar a partir de nuestros datos, con el fin de mejorar la experiencia y hacer nuestro tiempo más productivo”, explicó Romo. Así mismo, habló de los desafíos de estas nuevas modalidades en los espacios de trabajo.

“Antes, las empresas excavaban para encontrar petróleo, hoy excavan para encontrar datos”, añadió Matías Romo.

Por otro lado, Eva Rimbau Gilabert, profesora e investigadora de la dirección de personas en la Universitat Oberta de Catalunya; habló de la importancia del bienestar de los trabajadores en el proceso de transformación digital. En la actualidad, la tecnología puede traer problemas físicos y psicosociales para los empleados, y éstos deben ser manejados de forma inmediata y apropiada para evitar que afecten la productividad y la calidad del producto o servicio.

Una de las conferencias más esperadas fue la de Neuroarquitectura, que llegó de la mano de Víctor Feingold, Fundador y Ceo de Contract Workplaces, quien, además tuvo una entrevista exclusiva con la revista Mundo Constructor. El Presidente Ejecutivo habló de las tendencias en el diseño de los nuevos espacios de trabajo, como el activity based working, que busca dividir los espacios en base a las actividades que se realizan y no siguiendo una jerarquía. Así mismo, habló de la movilidad y versatilidad de los espacios de trabajo: “Hoy en día, la oficina ha salido de los límites físicos y se ha extendido a lo virtual: ya no necesitamos estar en la oficina para hacer un trabajo”.

Además, explicó seis hechos que nos enseña la neuroarquitectura:

 

1. El lugar de trabajo afecta directamente el rendimiento
2. Mientras más puedo controlar el espacio, más rápido me muevo
3. Los lugares con techos altos permiten que las capacidades fluyan de mejor manera
4. Las personas necesitan mirarse para conectarse
5. Las formas pueden producir calma o estado de alerta
6. Es importante llevar la naturaleza a la oficina

“En cualquier cambio que se haga en una compañía, se debe involucrar a las personas en el proceso, para que vean que existen otras formas de trabajo que tienen muchos beneficios. Cambiar una oficina, no se trata sólo del espacio, sino también de la mentalidad de la gente”, concluyó Feingold.

Guzmán de Yarza Blache, Director Académico del Máster en Diseño Estratégico de Espacios de la IE School of Architecture and Design, explicó el diseño centrado en las personas, lo cual se consigue conectando a los trabajadores y transformando el espacio en base a ellos. Para ello, es necesario un proceso que consiste en análisis, diseño y estrategia. “Se trata de un trabajo interactivo, una especie de radiografía del espacio de trabajo para ver los problemas y dar soluciones prácticas”, explicó el arquitecto.

La ceremonia cerró con la conferencia de Santiago Fernández Escobar, Fundador y Ceo de Acros Training, quien describió cómo aprender a confiar, apostar por el talento, saber jugar en equipo, entrenar la disciplina y ser un gran reconocedor, ayudan a construir una cultura de alto rendimiento en la empresa.

 El evento aportó una visión inspiradora e innovadora, y brindó un espacio donde se fusionaron nuevas ideas, estrategias y tendencias que marcan el futuro de lo ambientes de trabajo.

Sin comentarios

Publicar comentario