Visitamos a UNACEM/ Fotografía: Mundo Constructor

Visitamos a UNACEM

UNA DE LAS MULTINACIONALES MÁS GRANDES DE CEMENTO EN LATINOAMÉRICA, PRESENTE EN COLOMBIA, CHILE, ECUADOR, ESTADOS UNIDOS Y PERÚ ABRIÓ SUS PUERTAS A MUNDO CONSTRUCTOR PARA CONOCER A PROFUNDIDAD SU PRODUCCIÓN, DONDE LO MÁS IMPORTANTE ES EL CUIDADO ECOLÓGICO.

Logo UNACEM Ecuador/ Fuente: UNACEM Ecuador

Al pensar en conceptos y prácticas de sostenibilidad, seguramente, lo primero que imaginamos son países y empresas del primer mundo. Y sí, probablemente, en esos sitios están a la vanguardia en estos temas. Pero, no son los únicos. En Ecuador, multinacionales como Unacem han apostado decididamente a la producción sostenible y responsable con el medio ambiente.

José Antonio Correa, gerente general de Unacem Ecuador, explica que uno de los mayores problemas ambientales al producir cemento es el polvo (de fuentes difusas y fijas) que genera la extracción y transporte de caliza. Unacem, cuya matriz está en Perú y que arribó al país en 2014, inauguró un proyecto para explotar la cantera responsablemente. Más allá de esas acciones verdes, la calidad de sus productos le permitió ser el principal proveedor del Malecón de Esmeraldas, Aeropuerto de Quito, puente sobre el río Chiche y Metro de Quito. Para estos dos últimos desarrolló una fórmula especial: de fabricación y secado rápido, mayor resistencia e inmune a elementos alcalinos y sulfatos.

Estadísticas UNACEM/ Fuente: Mundo Constructor

UN TÚNEL ATRAVIESA LA MONTAÑA

El Ministerio del Ambiente mantiene un plan de incentivos tributarios a cambio de la implementación de mecanismos de producción más sostenibles. El proyecto Quinde (2014) de Unacem, único en Latinoamérica, es el más costoso (USD 20 millones) efectuado en Ecuador, afirma José Antonio. La caliza, que representa el 80 % de materia prima del cemento, se obtenía desde la montaña y era arrojada por la pendiente. Esto generaba polvo y riesgos, debido a la caída de roca (trasiego).

La solución fue cavar en el interior del cerro una chimenea (75º de inclinación) de 300 metros, por ahí pasa el material hasta un túnel de 540 metros, desde aquí una banda transportadora lleva la caliza -ya disminuida a un diámetro de 4 pulgadas-hasta los camiones. Esta acción beneficia a la naturaleza (menos polvo y ruido), seguridad (elimina trasiego) y a Unacem, que recibe una deducción tributaria de USD 125 mil anuales por 30 años.

Explotación de cantera después de proyecto Quinde/ Fuente: Mundo Constructor

REEMPLAZO DE COMBUSTIBLES FÓSILES

Dentro de los estándares ambientales que exige la normativa ecuatoriana, Unacem busca no solo cumplirlos, sino estar muy por debajo de los límites obligatorios. “La meta es ser un referente verde en el país”, dice Eduardo Sánchez, gerente de Planta.

Precisamente, en 2009 inició un programa para sustituir los combustibles fósiles como fuel oil y petcoke por biomasa, específicamente cáscara de palma africana (PKS), que antes era incinerada por los agricultores y emitía grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) y gas metano (14 veces más contaminante que el CO2). Esto permitió reemplazar 19,47 % de carburantes.

Consciente del serio problema que genera el aceite usado por maquinaría agrícola, industrial y automóviles (un litro de aceite contamina 1000 m3 de agua), Unacem lo recolecta y lo destina al funcionamiento del horno (se calienta a 1.500º C). En general, 32,8 % de combustibles fósiles fueron sustituidos.

Cada una de estas medidas le permite sobrepasar estándares de producción de cementeras estadounidenses, asegura su gerente general. Además, está muy cerca de los emporios europeos, que ocupan energía alterna en un 60 %, mientras Unacem lo hace en un 40 %, ubicándola como una cementera líder en Latinoamérica en el cuidado ambiental. Aparte, el Ministerio de Ambiente les otorgó la calificación de empresa Eco-Eficiente, dentro de la categoría de punto verde, gracias a su compromiso con la naturaleza.

Flujograma de producción de cemento: Fuente: Mundo Constructor

CANTERAS QUE REGRESAN A LA VIDA

Un ejemplo triste del mal manejo de una cantera tras su cierre es el panorama desértico de las zonas del norte de Quito, aledañas a la Ciudad Mitad del Mundo. Con el afán de no repetir ese lamentable escenario, Unacem realizó varios estudios junto a un equipo de biólogos para rehabilitar las canteras no al final de su uso, sino durante el proceso de explotación.

En la concesión cerrada Pastaví II, por ejemplo, se ejecutó una reforestación total con distintas especies de flora endémica. Otra medida fue implementar un proyecto apícola manejado por gente de la comunidad de Perugachi, donde los beneficiarios reciben capacitación y los materiales necesarios, y la miel obtenida se comercializa y genera ingresos para sus participantes.

LA GESTIÓN AMBIENTAL

Pese a que al fabricar cemento no se ocupa agua, sí es necesaria para el enfriamiento del material y los equipos. Una planta de tratamiento se ocupa de tratarla para reutilizar el 38 % del recurso hídrico, asegura María Gabriela Salazar, gerente de Ambiente y Relaciones Comunitarias de Unacem.

Dentro de la planta de generación termoeléctrica, el agua es utilizada para depurar el combustible. Los desechos, producto de esa acción, son tratados para separar el agua del carburante. La primera regresa para ser reutilizada en la planta industrial y este último se utiliza para el calentamiento de los hornos.

Dos años atrás la empresa realizó una inversión de USD 8,9 millones para implementar un sistema de filtrado de mangas en la línea uno de producción de clínker, materia prima del cemento. Este mecanismo permite el paso del aire al mismo tiempo que las partículas se adhieren a las fibras textiles de estos dispositivos.

Ello evita aplicar la técnica de placas y electrodos, que utilizaba energía eléctrica para atrapar las partículas. El beneficio radica en librarse de paralizar la planta durante un corte de luz y disminuir emisiones de gas y partículas. Ecuador permite emitir 120 mg de polvo por Nm3 de gas, Unacem produce 15 mg por Nm3. Además, por el incentivo tributario estatal, la corporación ahorrará alrededor de USD 55 mil anuales por 30 años.

En la misma línea por el cuidado ambiental, hace un año acordaron con el Gobierno la destrucción de 2,5 toneladas de gas CFC, presente en 330 mil refrigeradoras. Luego de un estudio junto a la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial, se destinó ese compuesto para coprocesarlo en el horno.

Proyecto Apícola/ Fotografía: Mundo Constructor

MÁS SEGURIDAD, MEJOR PRODUCTIVIDAD

Unacem inicia su manufactura diaria con la implementación del Análisis de Trabajo Seguro (ATS), el cual consiste en analizar las actividades -más o menos 30 al día- a realizarse, detallar los pasos e identificar los riesgos que conlleva. En base a ello toma medidas de prevención y control, las que deben ser discutidas para aprobación del ATS, y su posterior socialización con el público interno.

Para evitar accidentes en las máquinas, a cada colaborador se le asigna un candado que sirve para cortar el paso de energía eléctrica del dispositivo donde se efectuará trabajos de mantenimiento o cambio de piezas. El encargado del proceso es el técnico eléctrico, quien maneja una cartilla de bloqueo en la que constan los mecanismos de los que debe cortarse la electricidad, desde la fuente. Una medida bastante efectiva, que ha reducido el número de accidentes a cero. A esto se suma una capacitación anual a todo el personal técnico, quienes al final rinden un examen y deben aprobarlo.

Áreas de UNACEM/ Fotografía: Mundo Constructor
No Comments

Post A Comment