Visitamos a Novopan

Una inversión de alrededor de USD 100 millones permitió a la empresa ubicarse como la líder en Ecuador, Perú y Colombia. Mundo Constructor fue testigo de los altos estándares de calidad que contribuyen a ese éxito.

Desde su nacimiento, en 1978, Novopan se posicionó como una industria con metas claras y grandes ambiciones de liderar el mercado. Prueba de ello es que arrancó operaciones exportando el 100 % de su producción. Y desde esa fecha el crecimiento exponencial de la planta no ha parado, hasta ubicarse en 2019 como la más moderna de la Costa Pacífico.

Hasta 1982 los tableros de Novopan, con su marca Pelíkano, no fueron comercializados en Ecuador. Tras decisiones políticas que frenaron las exportaciones hacia los países andinos, vinieron años complicados para la firma. Sin embargo, este inconveniente fue el motor perfecto que impulsó la innovación y el deseo de hacer las cosas distintas, comenzando así la comercialización en el mercado local, recuerda Ignacio Bustamante, gerente general de Novopan.

Ese proceso de transición y cambios en el mercado nacional no fueron un obstáculo para Novopan, que se reinventó y se especializó al máximo en su línea de negocio. Producto de este direccionamiento y filosofía, en 1996, alcanzó su segundo gran hito: la adhesión de recubrimiento con melamina a sus tableros, una particularidad que añadió valor agregado al producto. Al mismo tiempo, retomó las exportaciones hacia Colombia y Perú.

Otro de los pilares de la empresa ha sido, desde sus inicios, la sostenibilidad. Filosofía que quedó demostrada  en 1997, cuando empezó a utilizar subproductos (reciclaje de madera en general) como materia prima. Desde aquella época, hasta la actualidad, su recolección está subcontratada con pequeños y medianos transportistas, generando un impacto social determinante para cientos de familias del país.

Con la llegada del nuevo milenio, abrió por primera vez su propia franquicia, Novocentro, para mejorar la comercialización y atención a sus clientes. En la actualidad, 50 locales brindan servicio personalizado al público. Así, consolida una línea de negocio con un enfoque familiar, que ha tenido resultados exitosos.

Ignacio Bustamante, gerente general de Novopan y Rafael Roldán Uribe, Vicepresidente de Grupo Ekos
Ignacio Bustamante, gerente general de Novopan y Rafael Roldán Uribe, Vicepresidente de Grupo Ekos

Un desarrollo exponencial

Para 2005, la empresa alcanzó su capacidad máxima: 35.000 m³ de insumos de madera al año, de los cuales el 60 % se quedaban en el país y el resto se exportaba. En 2007, implementaron un plan de expansión, de dos etapas, que incrementó su capacidad a 180.000 m³. La estrategia incial preveía que en 2015 la planta llegaría a procesar 260.000 m³, no obstante y debido a su constante desarrollo, esta meta se logró cinco años antes (2010).

Esa eficiencia y el deseo de reafirmarse como líder del mercado en la fabricación de tableros, trajo una nueva expansión, que en 2012 alcanzó los 300.000 m³ de producción. Es decir -en palabras de Ignacio Bustamante- multiplicaron por diez su manufactura en apenas cinco años, (2007 – 2012).

2017 significó una consolidación regional para Novopan, desde sus oficinas de Colombia y Perú llegaban gran cantidad de pedidos. Y, como la capacidad de la planta llegó a su límite, se hizo un nuevo análisis de inversión. Después de su ejecución, las exportaciones han alcanzado el 80 % de su producción, por lo que hoy en día sus tableros están presentes en más de 12 países.

El aumento de esta segunda línea de producción en 2019, duplicó la capacidad, pese a toda la recesión económica latente en el país.

Madereros que cultivan bosques

Cómo se ha mencionado, la sostenibilidad y el cuidado del ambiente ha sido una constante en Novopan. No utilizan madera de bosques primarios y, a inicios del siglo, adquirió algunas propiedades para sembrar bosques propios (eucalipto y pino) y así obtener la materia prima con mayor facilidad y cuidado ambiental. Esas medidas le permitieron ser un productor Carbono Neutro y recibir un reconocimiento del Municipio de Quito. Quince años más tarde amplió esa fuente de materia prima y sembró bosques en la Costa, donde mantiene plantaciones de eucalipto tropical, cuyo ciclo de corte se da desde los siete años. A diferencia, en la Sierra ese lapso dura entre 15 y 18 años. Este año cuenta con 8.000 hectáreas de bosques propios, sembrando tres árboles por cada árbol talado.

Para una mayor eficiencia, las especies han sido mejoradas biogenéticamente con la colaboración del Instituto de Investigación y Estudios Forestales, de Brasil. Asimismo, Novopan ha desarrollado por cuenta propia un jardín clonal y ha sembrado con éxito clones obtenidos en su laboratorio. Estos adelantos facilitan un crecimiento anual de 50 m³ por hectárea en el litoral y 20 m3 por hectárea en la Sierra.

Calidad de exportación

Sus inversiones y cultura corporativa han posicionado a sus productos con altos estándares de calidad. Dentro de la categoría ISO, Novopan cuenta con la certificación 9001 (2015), que evalúa procesos, y la 14001 (2015) que está vinculada al medioambiente, un reconocimiento más que asegura la sostenibilidad de la compañía. En seguridad y salud en el trabajo cuenta con la OHSAS 18001.

Para tranquilidad de sus clientes, cada lote tiene la certificación BASC, es decir que los artículos están libres del tráfico de drogas o contrabando. Con el afán de expansión hacia el mercado norteamericano lograron la certificación de baja emisión de formaldehido EPA TSCA TITLE VI y CARB ATCM 93210.2. A escala nacional cuentan con el sello verde otorgado por el Ministerio del Ambiente, a la vez, que son suscriptores del programa de Naciones Unidas, Pacto Global y, próximamente, obtendrán el Punto Verde Forestal.

Centros de experiencia Pelíkano                                                                                    

Hace dos años, en un intento por acercarse directamente al consumidor final, Novopan aperturó en el barrio de Miraflores (Lima) un showroom, que recibió aportes de otras marcas partners. Eso dio pie a la formación de un concepto colaborativo, que concluyó en el esquema de los Centros de Experiencia, dirigidos a todos los actores vinculados a la construcción y diseño de espacios, explica Cesar José Álvarez, vicepresidente de Ventas y Mercadeo de Novopan.

En Ecuador, hace un par de meses, estrenaron en Quito el primer Centro de Experiencia Pelíkano,  donde los usuarios pueden apreciar in situ cómo transformar un lugar por completo. Es decir, no solo entienden los beneficios de los paneles, sino, que observan todo un ambiente con iluminación, muebles, audio, diseño, domótica, entre otros, viviendo una experiencia integral. En total son 15 marcas que han aportado con toda su expertise y soluciones en este concepto innovador.

El objetivo es que pueda apreciarse la coexistencia de diversos productos en un ambiente innovador, caracterizado por tecnología y en el que se plasman las nuevas tendencias en construcción y decoración. Álvarez explica que, este lugar tiene las puertas abiertas para charlas, coworking, talleres interactivos y asesoría en el uso y beneficio de todos los paneles decorativos de Pelíkano.

Fuente: José Guaygua Salinas, periodista de Mundo Constructor

Fotografía: Andrea Ariza

No Comments

Post A Comment