Planta Imptek/ Fotografía: Eduardo Naranjo

Visitamos a Imptek

UNA APUESTA A LA INNOVACIÓN CONSTANTE Y EFICIENCIA EN PRODUCCIÓN SON LOS VALORES QUE HAN PERMITIDO A IMPTEK POSICIONARSE COMO UNA EMPRESA SÓLIDA EN EL MERCADO LOCAL. AHORA, SU META ES CONSOLIDARSE EN EL MERCADO INTERNACIONAL.

Juan Pablo Sotomayor, CEO de Imptek/ Fotografía: Eduardo Naranjo

Chova del Ecuador S.A. fue la razón social con la que nació esta empresa, que en este 2019 cumple 40 años. Precisamente, su marca estrella Chova, en palabras de Juan Pablo Sotomayor, CEO de Imptek-Chova del Ecuador S.A., se ha convertido en un genérico de la lámina asfáltica.

Sin embargo, esta consolidación de marca conlleva a un desafío mayor en el mercado local, ya que otras empresas se han apalancado en la popularidad de este nombre y ofrecen sus propias chovas, pero sin la misma calidad garantía y certificación internacional que la original, producida por Imptek. Otro hecho destacable es que la organización utiliza alrededor del 60% de materia prima nacional y 100% mano de obra ecuatoriana.

La aspiración, explica Juan Pablo Sotomayor, es posicionar a Imptek como una Planta Química de Modificación de Asfalto de manufactura netamente ecuatoriana, y no solo como una productora de Laminas Asfálticas.

Para conocer sus procesos, controles de calidad e innovaciones, Mundo Constructor visitó su moderna planta ubicada en el sector industrial de El Inga, Quito.

Multiplicidad de productos

En 2019 Imptek busca decididamente posicionarse como una empresa química de modificación de asfalto netamente ecuatoriano. Prueba de ello es la utilización de sus productos en el asfaltado de vías, aeropuertos y obras importantes en el territorio nacional. La confianza depositada se debe a los estándares de calidad a los que se somete esta industria.

Cumple con normativa local, específicamente, del INEN, y cuenta con su homologación con la norma estadounidense de construcción ASTM International (American Society for Testing and Materials) y, en el caso europeo, se rige bajo la española UNE. En su planta, rediseñada por completo hace cinco años, se fabrican: mantos asfálticos y emulsión de asfaltos viales. Hace poco incursiona en aislamiento térmico, basado en paneles de poliuretano, que fueron utilizados para la construcción de su Planta Química, donde está el área administrativa y productiva.

En esa diversificación de mercado, Juan Pablo Sotomayor comenta que la empresa ofrece también productos arquitectónicos y accesorios. Se destacan las tejas asfálticas, emulsiones acrílicas, aislamientos térmicos y acústicos. Asimismo, suministran de placas isonorizantes a la industria automotriz nacional, elementos ideados para evitar las incómodas vibraciones provenientes del piso y del motor.

Modernización y sostenibilidad de exportación

Luego de 35 años Imptek apostó por una reingeniería completa. La nueva planta es cuatro veces más grande y triplicó en producción a la antigua. Esto permitió el posicionamiento de la marca en mercados de la región de la costa Pacífico. 

El 20% de su manufactura se exporta, mientras que el 80% es para comercialización local. Para la comercialización de esta variada gama, con más de 80 marcas comerciales, Imptek elaboró una estrategia que le acerque al consumidor final. Para ello creo las Casas Imptek, donde se asesora directamente al consumidor. Sin descuidar la responsabilidad social, auspicios deportivos y culturales.

Esteban Castro, gerente Comercial de la compañía, detalla que Colombia es el principal receptor. En este país Imptek se internacionalizó oficialmente en 2018 y desde el año pasado cuenta con figura jurídica. En Centroamérica destaca Panamá, donde se analiza instalar un centro logístico propio. Y, actualmente, la marca tiene gran éxito en Perú.

Una producción altamente automatizada

El asfalto llega directamente desde la Refinería de Esmeraldas hasta cuatro tanques receptores. Ya en estado maleable llega a los tanques polimerizados y pasa a un proceso de mezcla donde se incorporan cargas minerales (fillers), mejorando así su consistencia.

A través de un proceso automatizado, este producto es bombeado a cualquiera de las dos líneas de laminación. La número dos despacha láminas sin refuerzo o sin armadura, más maleables y de aplicación autoadhesiva. La otra línea fabrica productos con armadura, lo que quiere decir mayor estabilidad dimensional y alta resistencia a cambios térmicos.

Dentro de estas líneas se realiza el gofrado, que es la texturización del aluminio. Sotomayor asegura que es la aplicación de la ‘huella digital’ de Imptek, pues esta técnica facilita la moldeabilidad. Y la formación de esos canales permite evacuar más rápido el agua.

El proceso principal de laminación se da mediante la alimentación de dos bovinas, una con aluminio y otra con film siliconado. En medio de estos cae el asfalto modificado anteriormente. Al salir a elevadas temperaturas, debe pasar por una piscina de enfriamiento. De la que, el 90 % de agua es reutilizada.

Al final, los rollos son cortados en seis tamaños diferentes mediante una maquinaria con tecnología de punta, que emplea sensores láser y minimiza al máximo el desperdicio de agua.

Otro elemento a destacar: Patricio Crespo, gerente de Operaciones de Imptek, asegura que cada una de las máquinas utilizadas en la línea de producción fueron desarrolladas totalmente en Ecuador. Recuerda que, cuando fue tesista diseñó la ingeniería de Imptek. Un tiempo después, ya como colaborador y directivo de la empresa la puso en práctica.

Investigación, base del éxito

Como señala Sandra Villacís, gerente de Innovación y Desarrollo, cada paso tiene un estricto control realizado de forma aleatoria, tanto en materia prima como en producto terminado. La periodicidad es diaria, semanal, mensual y anual. El personal evalúa funcionalidad y características de espesor dimensionales.

Particularmente, en la línea uno se mide a diario el nivel de prensado de la lámina. A diferencia, en el área de revestimientos líquidos se identifica el correcto nivel de pH y viscosidad.

Dentro del laboratorio se da mucha importancia al tema de durabilidad. La prueba de envejecimiento acelerado se efectúa en cámaras especiales que simulan el paso de los años. Esto les permite brindar una garantía extendida en varios artículos.

En el caso de evaluaciones externas el INEN realiza controles a la planta dos veces por año. En 2015 ese instituto otorgó la certificación de gestión 9001. Y en el transcurso de este esa decisión se ratificará. El laboratorio también convalida certificaciones internacionales. Para ello trabaja dos veces por año coordinadamente con laboratorios de Estados Unidos, México, Colombia, Francia y Alemania. De la misma forma, en cada producto nuevo lanzado se busca una retroalimentación técnica desde esos países.

Estadísticas Imptek

Fotografías: Eduardo Naranjo

No Comments

Post A Comment