Planta de Fairis/ Fotografía: Mundo Constructor

Visitamos a Fairis

UNA VERDADERA INDUSTRIA DEL VIDRIO ES LA QUE HA CONSTITUIDO FAIRIS EN LA CIUDAD DE AMBATO. EQUIPO MODERNO Y DE ALTA TECNOLOGÍA ELABORA PRODUCTOS DE EXCELENTE CALIDAD. MUNDO CONSTRUCTOR VISITÓ LA PLANTA PARA SER TESTIGO DE ESOS PROCESOS.

Planta de Fairis/ Fotografía: Mundo Constructor

Muchos de los negocios con larga trayectoria en el país empezaron como una actividad familiar. Bajo esa premisa, en Ambato opera una empresa que mantiene altos estándares de calidad y servicio desde hace casi un siglo. Era 1928 cuando Fairis abrió su primer taller. En sus inicios fabricaba espejos (10 X 15 cm) rodeados por marcos metálicos para comercializarlos en el país.

Con el paso del tiempo y, sobre todo, por haber apostado a convertirse en una industria exitosa, actualmente, esta compañía es el procesador e importador de vidrio más grande del país, asegura Jorge Luis Jaramillo, gerente general de Fairis y tercera generación en administrarla.

Los hitos de la empresa llegaron cuando Jorge Jaramillo Vinueza, debió ponerse al frente de todo debido al lamentable deceso de su padre y fundador de la firma, Luis Jaramillo Gazzitúa. A fines de los setenta adquirió un horno de temple de vidrio en Bélgica, que le permitió fabricar vidrio plano o curvo (cinco veces más resistente a choques mecánicos o térmicos) para cualquier tipo de aplicación.

Fairis se convirtió así en una empresa transformadora industrial de vidrio. Está en la capacidad de producir toda clase de vidrio: templado, laminado e insulado. Dependiendo del escogido, generan beneficios como aislamiento térmico y acústico, protección contra rayos UV, climatización, decorativo, por citar algunos. Al contrario de lo que comúnmente se piensa, su implementación en construcción no es tan onerosa. Jaramillo aclara que la inversión se incrementa en 0,5 % del valor total del inmueble.

Cronología crecimiento Fairis/ Fuente: Mundo Constructor
Cronología crecimiento Fairis/ Fuente: Mundo Constructor

UN VIDRIO CONVERTIDO EN LIENZO

Cualquier imagen, sin importar la cantidad de color que posea, puede imprimirse sobre un vidrio. La tinta es fundida con calor (650º C) sobre el cristal y de esa manera se garantiza su perennidad. Esta tecnología en Ecuador es exclusiva de Fairis, afirma Jaramillo. Lo llevan haciendo desde 2013. Es ideal para simular distintos materiales como acrílicos o mármoles. En caso de requerir otras formas o imágenes también se lo puede hacer. Esa versatilidad ha permitido que constructores opten cada vez más por él. El tamaño no es problema, porque puede hacerse en áreas pequeñas, para interiores. O en zonas amplias (fachadas exteriores).

LA PRODUCCIÓN

Cabe destacar que cada unos de los productos pueden adoptar formas planas, curvas y hasta no geométricas. Lo primero es cortar el vidrio de acuerdo a la necesidad del cliente. Fairis cuenta con una alta automatización en su actividad. Prueba de ello es que cada orden de producción ingresa a un sistema central digitalizado. Cada operario con un lector de código de barras revisa la disposición de trabajo, que automáticamente se registra en la máquina donde se trata el vidrio. Esta medida ha disminuido los errores a casi cero.

Los trabajos de pulido, enfriado y cierto tipos de corte, a altas presiones, requieren agua, como medida sostenible, Jaramillo explica que, desde hace 10 años, instalaron equipos que reutilizan el recurso hídrico. Básicamente, lo que hacen es separarla del polvo de vidrio -producido por la fricción- para luego recircularla. Eso redujo el consumo en un 50 %.

VIDRIO TEMPLADO

La manufactura de tipo templado implica cortar a la medida solicitada, pulir los bordes y perforar (opcional). El paso más importante es el temple, aquí se calienta el vidrio a 700º C e, inmediatamente, se lo enfría súbitamente de manera controlada.

Usos: los constructores los destinan a puertas, cortinas de baño, divisiones de ambiente, protectores de alfombra, entre otros.

VIDRIO LAMINADO

En cuanto al laminado está compuesto por dos láminas externas y una interlámina Si se rompería los pedazos quedan pegados a la interlámina y no se esparcen, dando mayor seguridad. Se obtienen planchas de hasta 3.600 X 2.600 mm, que pueden ser cortadas. Todo empieza con un lavado, previo a colocar la interlámina. Luego, pasa por un horno y una calandra que expulsa el aire atrapado. Para terminar, se lo expone a presiones que bordean los 300 psi (libra de fuerza por pulgada) y altas temperaturas de aire, este proceso -de cuatro horas- es conocido como autoclave.

Usos: habitualmente para ventanas o recubrimientos por su beneficio al reducir ruidos y paso de rayos UV. Ideales para cubiertas y pasamanos pues Fairis los fabrica, desde hace 10 años, con la lámina de seguridad estadounidense sentryglas.

VIDRIO INSULADO

El insulado (paneles) está compuesto por dos vidrios, pueden combinarse entre templado y laminado. Se conforma por un vidrio-espaciador-vidrio, que alcanza hasta los 30 mm de espesor. Los bordes son sellados completamente para evitar el ingreso de aire. Previo a ello se colocan sales de secante para prevenir empañamientos.

Usos: son recomendados para aislamiento acústico y térmico. Reduce el consumo eléctrico por acondicionamiento artificial de un ambiente. Además, es utilizado en refrigeradoras.

Vidrio Fairis/ Fotografía: Mundo Constructor

ESTÁNDAR DE CALIDAD

Cada producto cuenta con una certificación internacional. Sin embargo, fue en 2005 cuando tras una revisión minuciosa la empresa obtuvo el ISO 9001, que validaba la calidad y eficiencia en producción y comercialización de vidrio de seguridad.

Un año después, el INEN otorgó tres sellos de calidad: INEN 2067 para vidrio templado de edificaciones, INEN 1669 para vidrio de automotores e INEN 2479 para vidrio de electrodomésticos. Todos estos reconocimientos se ratificaron entre 2014 y 2016. Estos análisis se efectúan en el laboratorio de Fairis, que obtuvo la designación del Ministerio de Industria para ensayos de vidrios de seguridad. Además, hace verificaciones de impacto, rotura, fragmentación y choque térmico.

Jaramillo afirma que, dos veces al año contratan a un laboratorio de Estados Unidos para que envíe un delegado a tomar muestras de vidrios y analizarlas en ese país. El resultado ha sido obtener las certificaciones SGCC (Safety Glazing Certification Council) e IGCC (Insulating Glass Certification Council), todas regidas bajo la normativa del Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (ANSI, por sus siglas en inglés).

No Comments

Post A Comment