Cubierta vegetal/ Fuente: Shutterstock

Ventajas y tipos de cubiertas vegetales

Cubierta vegetal/ Fuente: Shutterstock

Implementar cubiertas vegetales es un proceso complejo debido a la interacción que existe entre componentes inertes y vivos, por lo que es importante pensar su instalación desde la membrana de impermeabilización hasta la vegetación.

Estas soluciones sostenibles no solo incrementan las áreas verdes de un proyecto, sino que generan hasta un 15% de ahorro energético en edificios de baja altura. Además, ayudan al manejo de escorrentía superficial y reducen la saturación de los colectores de aguas lluvias.

VENTAJAS

Aumentan la vida útil de los techos: una cubierta vegetal puede durar de 2 a 3 veces más que un techo convencional.

Son un excelente corredor biológico: Conectan los espacios naturales que quedan entre edificios. De esta forma, se genera un hábitat que promueve la biodiversidad en las ciudades.

Disminuyen el efecto de isla de calor urbano: merman la temperatura en zonas urbanas, gracias al reemplazo de superficies que absorben las radiación UV por vegetación.

Manejo de aguas lluvias: evitan que la lluvia ácida desgaste la infraestructura de alcantarillado de la ciudad, ya que este tipo de cubiertas retarda la llegada de agua a los colectores.

TIPOS DE CUBIERTAS

Cubierta vegetal extensiva

Esta clase de cubiertas presentan una baja profundidad del sustrato (menor a 15 cm). La vegetación es pequeña y genera un peso menor sobre la estructura construida.

Cubierta vegetal intensiva

Estas cubiertas se caracterizan por una profundidad de sustrato mayor a 15 cm, factor que permite incorporar gran variedad de especies. La exuberancia vegetal de este tipo de cubiertas permite diseñar paisajes atractivos y huertos urbanos.

Fuente y fotografías: Plataforma Arquitectura

No Comments

Post A Comment