Udlapark, un campus pensado para el estudiante

 

Este impulso le empujó a mejorar su infraestructura y a encontrar un nuevo espacio físico dentro de la ciudad.  Carlos Larreátegui, rector de la universidad, cuenta que "para albergar a 650 profesores a tiempo completo, 15.000 estudiantes y 800 empleados, requeríamos un cuarto campus”. 

 

La Udla es una institución que se define, ante todo, como urbana; por lo tanto, su locación era determinante. A pesar de las dificultades para encontrar terrenos, las autoridades de la institución se esforzaron por localizar uno acorde al desarrollo del aprendizaje y de fácil acceso desde todos los puntos de la ciudad. El terreno se ubica entre la Av. Simón Bolívar y Granados.

 

Humberto Eliash y Alain Champion, arquitectos de este megaproyecto, describen el terreno de Udlapark como peculiar. Primero, se encontraron con un lote de amplias dimensiones rodeado de un ambiente natural . Sin embargo, la topografía presentaba pendientes, un talud de relleno y un vertedero de áridos.

 

“Hallamos un espacio que, a través de los años, perdió sus características naturales, por lo que se requirió fundaciones especiales y grandes muros de contención”, explica Alain. Fue así, como desde un inicio, el proyecto se convirtió en un desafío.

 

Tras analizar la complejidad del terreno y aprobar su diseño funcional, ambientalmente sostenible y moderno; se dio paso a la construcción. Inicialmente se generó un espacio verde que atraviesa todo el terreno. Con el fin de respetar esta zona central, se proyectó un volumen que colinda con la Av. Simón Bolívar y que se edifica en plataformas. Hacia la vía de Nayón se ideó otro edificio conectado por medio de un puente.

 

La estructura principal del edificio es de hormigón armado y los techos de los patios de estructuras metálicas. También se privilegió el uso de revestimientos naturales de la región como esparcatos de piedra en fachadas, piedra natural en pavimentos exteriores y pisos de parquet de madera natural, entre otros.

 

Los arquitectos -representantes de una de las firmas más importantes de Chile- señalan que uno de los requerimientos del proyecto era la multifuncionalidad de las salas, ya que todas las aulas van a ser utilizadas por estudiantes de distintas carreras. Con esto en mente y con el fin de maximizar el espacio, los dos patios interiores y grandes aperturas en las fachadas, facilitaron la entrada de luz natural y de ventilación.

 

El siguiente desafío fue resolver la movilidad vertical de un edificio en una pendiente de nueve plantas. Se optó por crear un piso plataforma interior ('piano nobile'). Desde este punto se accede a las plantas superiores por una cinta continua de escaleras mecánicas que gira alrededor de un patio. Este largo ascenso se transformó en un componente clave, ya que desde aquí, se observan todos los ángulos de la edificación.

 

Durante la ejecución de la obra se aplicaron varias tecnologías para disminuir el impacto ambiental. Una fue la integración de un sistema para que las aguas servidas sean tratadas y recuperadas para regadío. Asimismo, se enfatizó la presencia de espacios verdes con un techo ecológico y plantas colgantes sobre la fachada. Finalmente, se instalaron paneles solares fotovoltaicos para suplir el consumo eléctrico en ciertas áreas.

 

Ya han pasado cuatro años desde que este proyecto se conceptualizó. Ahora Udlapark es una realidad, que se plasma en un enorme complejo universitario. Este mes se inaugurará la primera etapa de esta megaobra.

 

No Comments

Post A Comment