Terrazas, la ciudad se pinta de verde

 

Toda obra que tiene como acabado final una superficie verde se conoce como cubierta ecológica y, en la actualidad, es una tendencia enfocada a la parte más alta de las edificaciones. 

 

Según la arquitecta Viviana Holguín, del Área de Soluciones Técnicas de Imptek, “los beneficios de las cubiertas ecológicas van desde aportaciones al medioambiente, hasta la recuperación de espacios verdes, sin dejar de lado la estética y el aislamiento acústico”.

 

Con ella coincide la arquitecta Sylvia Jiménez, docente de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y encargada del proyecto Techo Verde de esta institución. Para ella, las cubiertas disminuyen el efecto de isla de calor urbana y del calentamiento global.

Existen cubiertas transitables y no transitables. Las primeras son para edificios residenciales cuyas terrazas se destinan al esparcimiento; mientras que en edificios de oficinas se instalan las no transitables, pues aquí el tráfico de personas en casi nulo.

Hay una oferta variada en el diseño y colocación de terrazas verdes. Imptek, por ejemplo, ha desarrollado algunos sistemas. El monocapa de hormigón -con protección pesada de tierra- aisla la superficie con materiales como láminas asfálticas con aditivos que protegen la impermeabilización de las raíces de las plantas. El sistema también existe en bicapa, que extiende su vida útil en un 80%.

Jiménez resalta que estas terrazas “recuperan las superficies verdes que se eliminan para construir, a la vez de que crean nuevos ecosistemas”. Según la Organización Mundial de la Salud, en las ciudades debe existir 9m² de espacios verdes por habitante.
Para saber la cubierta a utilizar, se debe tomar en cuenta factores como: la geometría del terreno, el material del que está hecho, el uso que va a tener y otros requerimientos técnicos.

Otra de las bondades de las cubiertas verdes es que mantienen fresco el interior de cualquier tipo de edificación, debido a que proveen de masa térmica gracias a un sustrato. Esto evita que el hogar se enfríe o se sobrecaliente por la absorción de radiación solar. "Así se climatiza la vivienda y se evita fisuras superficiales por la variación térmica", afirma Jiménez.

Se debe considerar que este tipo de cubiertas requieren un sistema de riego adecuado y un mantenimiento continuo de los sistemas de desagües de agua.
Lo cierto es que cada vez más edificios se suman a esta tendencia. Una muestra de ello es que las terrazas verdes están presentes en la nueva normativa del Distrito Metropolitano de Quito y que lugares como el Ministerio del Ambiente, la EMAAPQ, el ex Hogar San Javier, la PUCE y La Ronda cuentan con este tipo de cubiertas en sus edificaciones. Sobre las cubiertas se pueden sembrar cualquier tipo de plantas. Lo único que se debe considerar es la carga que esta va a portar en el diseño estructural.
 

 

No Comments

Post A Comment