Soluciones ligeras y desmontables: edificios como reservas de materiales para el futuro

¿Cómo podemos transformar los materiales de la construcción y darles una nueva vida, a través de iniciativas que ayuden a reducir la cantidad de materiales obsoletos que se acumulan en los vertederos?

➤ Ver también: Cinco materiales de construcción ecológicos

En teoría esto parece bastante simple. El concepto de minería urbana aporta un enfoque interesante. En las ciudades, con un enorme stock de edificios construidos, una gran parte de las materias primas ya no se encuentra en su fuente original, sino en nuevos repositorios antropogénicos, que son los edificios. Por lo tanto, las ciudades pueden considerarse inmensos repositorios de materiales y materias primas.

Otro concepto interesante es el movimiento denominado Diseño para la Deconstrucción, iniciado en los años 90. Por definición, se basa en el diseño de edificios para facilitar futuros cambios y desmantelamientos (parciales o totales), recuperando sistemas, componentes y materiales, y garantizando que el edificio pueda reciclarse de la forma más eficiente posible al final de su vida útil. La estrategia reconoce el hecho de que la mayor parte del entorno construido tiene una vida útil limitada y que cada edificio representa un depósito de recursos que, en lugar de terminar en un vertedero, debe encontrar su camino de regreso al bucle: “reducir, reutilizar, reciclar”. 

En la práctica, en lugar de demoliciones, deberíamos pensar en el desmantelamiento. Se trata de una cuidadosa deconstrucción de los componentes del edificio, para que puedan repararse, reutilizarse en otros edificios o reubicados para su reciclaje. Para que el proceso sea más eficiente y exitoso, es importante que los diferentes materiales se puedan separar entre sí.

Las estructuras y los productos de construcción fácilmente separables son el núcleo de un proceso de reciclaje de alta calidad. Las estructuras unidas por conexiones desmontables que pueden desarticularse de forma rápida y económica, pueden ser una alternativa a las juntas encoladas y las estructuras de juntas compuestas que se utilizan ampliamente en la actualidad. Permiten la recuperación segregada de materiales, sin la adhesión de otras sustancias, fundamental para un reciclaje rentable. Las conexiones desmontables también facilitan las reparaciones y modernizaciones durante el uso del edificio, haciéndolas más resistentes y sostenibles.

También, existen materiales que, en sí mismos, ofrecen más posibilidades de reutilización y reciclaje. Las fachadas ventiladas, por ejemplo, se caracterizan por tener un montaje y desmontaje en seco, lo que puede permitir que sus partes sean fácilmente desmontables.

Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

No Comments

Post A Comment