Solución Guayasamín: arrancó su construcción

 

“Este es el año de la infraestructura en Quito”, asegura el alcalde del Distrito Metropolitano de Quito, Mauricio Rodas. A los intercambiadores de Carapungo y De los Granados, se suma la nueva Solución Vial Guayasamín, un megaproyecto que ejecuta la actual administración municipal.

 

La obra tiene como objetivo dar fluidez a los 34.000 automóviles que ingresan al centro-norte de Quito, desde la avenida Interoceánica hasta la Plaza Argentina, y diluir el tráfico vehicular desde este punto caótico hacia las principales avenidas de la ciudad como la Diego de Almagro, Shyris, Eloy Alfaro y Seis de Diciembre.

 

La construcción de la Solución Guayasamín se dividirá en cuatro fases, las cuales se desarrollarán en 28 meses (dos años y cuatro meses). La inversión será de USD 131 millones y se financiará a través de una alianza estratégica, dentro del Marco de la Ley Orgánica de Empresas Públicas, entre el Municipio y la firma i China Road and Bridges Corporation (CRBC).

 

De acuerdo a Alejandro Larrea, gerente general de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP), esta será la primera obra de infraestructura en el país que se pagará con recursos privados.

 

La fase inicial de construcción arrancó en la Juan de Boussingault, calle que conecta el sector de la González Suárez y el Canal Ocho con la Seis de Diciembre y el puente Guayasamín. A esta vía se le añadirá un ‘brazo’ para desviar los autos que toman la avenida Seis de Diciembre y a aquellos que decidan bajar directamente al túnel. Esto ayudará a descongestionar las largas filas creadas en esta vía que se encuentra junto a una estación de Ecovía.

 

La segunda etapa contempla un puente de 500 metros, el más largo de Quito, con una altura —desde el río Machángara— de 120 metros. La estructura contará con tres carriles y será construida con ‘volados sucesivos’, método de ingeniería similar al que se usó sobre el río Chiche. También se prevé la construcción de otro puente, pero más corto de 120 metros de largo y tres carriles. El secretario de la Epmmop asegura que la ejecución de esta fase no causará molestias a quienes viajan desde los valles al hipercentro de la ciudad o viceversa, ya que la obra será montada en paralelo al túnel, sobre la quebrada del Batán.

 

 

Con la finalización del intercambiador de Carapungo y el De los Granados, en julio y noviembre respectivamente, se procederá a intervenir la Plaza Argentina. Gracias a un puente elevado se podrá girar a la izquierda y arribar a la avenida Diego de Almagro. En deprimido, por debajo de la tierra, se llegará a la Shyris, unos pocos metros antes de la Tribuna. Sobre la Eloy Alfaro será posible virar en deprimido y entrar a esta gran avenida. En cambio, los conductores que deseen tomar la Seis de Diciembre, tendrán que girar hacia la derecha y dirigirse al norte.

 

Por último se construirá el peaje, el cual se ubicará específicamente entre la intersección de la Interoceánica y la Av. Simón Bolívar, en la escultura El Cóndor. Se construirán casetas con un sistema de libre circulación (‘free flow’) o telepeaje; aunque también habrá la opción de pago manual.

 

En base a estudios realizados por la Epmmop, se calcula que la nueva solución reducirá cuatro veces el tiempo de traslado para aquellas personas que viven en los valles de Quito.

 

La Solución Guayasamín es otra de las obras de infraestructura en las que trabaja la actual administración municipal, junto a los intercambiadores de Carapungo y De la Granados, el Metro de Quito y sus estaciones, la renovación del Trolebus, la ampliación de la Ecovía hasta Guamaní y la rehabilitación de la avenida Interoceánica.   

No Comments

Post A Comment