Render del Sixth Street Viaduct/ Fuente: ARCHINEW.ALTERVISTA

Sixth Street Viaduct, un puente sismorresistente en medio de una falla

El Sixth Street Viaduct (1.066 m de largo), famoso por su aparición en innumerables películas y construido en 1932. 

Render del Sixth Street Viaduct/ Fuente: ARCHINEW.ALTERVISTA

Una de las alteraciones geográficas más famosas del mundo es, sin duda, la falla de San Andrés. Alrededor de esta se han levantado grandes ciudades estadounidenses como Los Ángeles, lo que obliga a sus autoridades a tomar medidas de prevención en el desarrollo de la arquitectura urbana.

En el caso del Sixth Street Viaduct (1.066 m de largo), famoso por su aparición en innumerables películas y construido en 1932, debió tomarse medidas de prevención: fue demolido en 2016 y será reconstruido por completo con tecnología sismorresistente, por lo antes señalado.

La decisión se tomó al notar que el concreto con que estaba hecho generaba una reacción álcali-sílice (cáncer de concreto), responsable de muchos agrietamientos en la estructura. Tras un concurso, el diseño de Michael Maltzan Architecture denominado ‘Cinta de la Luz’ triunfó e inició su ejecución en diciembre de 2017.

La nueva edificación, prevista para inaugurarse en 2022, tendrá 10 pares de arcos de concreto iluminados, un homenaje al viaducto derruido, y que generará tramos más largos y menos soportes en el suelo. Esta técnica, además, reduce la cantidad de puntos que pueden dañarse en caso de un terremoto.

El primer paso fue levantar la estructura falsa que sostendrá a la definitiva durante su construcción. Para cimentar el viaducto se crearán ‘curvas en Y’, que son únicas del puente. Asimismo, la nueva cubierta de la carretera estará suspendida por cables. Para garantizar su resistencia ante un terremoto severo, se construirá bajo los más altos estándares de calidad, tales como cimientos más profundos y diseño de arco de hormigón armado. En el caso de las columnas estarán equipadas con cojinetes de aislamiento sísmico en sus puntos medios.

El diseño de los cojinetes consta de tres partes principales, en las que cada elemento es capaz de separarse y liberarse del otro una vez que se alcanzan ciertos umbrales. A su vez, permiten que cada columna se mueva hasta 76 cm durante un terremoto. Los cojinetes absorben la mayor parte de la energía del movimiento telúrico y no el puente. Cuando este para, la forma cóncava interna de los cojinetes les permite autocentrarse y retorna a su posición normal. En total hay 26 de estos mecanismos con un diámetro de 2 m.

A un costo de USD 488 millones el Viaducto conectará Boyle Heights y el Distrito de Las Artes y cruzará una nueva plaza de arte público y un parque que se construirá debajo del tramo, convirtiéndose en el puente más grande en la historia de Los Ángeles.

Fotografías: ARCHINEW ALTERVISTA

No Comments

Post A Comment