Sistemas Híbridos contra incendios

Latinoamérica, como todo el mundo, ha experimentado una multitud de incendios que han destruido bienes valiosos, patrimonio cultural y, en los peores casos, ha cobrado vidas.

Por: Luis Bonilla, Especialista de Protección Contra Incendios

Notablemente, un incendio en el Museo Nacional de Brasil en Río de Janeiro en septiembre del 2018 consumió un 90% de sus objetos, incluso colecciones detallando idiomas ya extintos, artefactos precolombinos, y millones de artículos de valor histórico y cultural.

➤ Ver también: ¿Cuáles son las iglesias más bellas del mundo?

Más recientemente, un incendio en el edificio de la Tesorería del Estado en Monterrey, México en junio de este año ocasionó daños materiales entre MXN $10 y 15 millones, afectando gravemente al establecimiento e interrumpiendo la vida cotidiana de trabajadores en una decena de edificios cercanos.

Sin embargo, hay una buena noticia para aquellos sitios con bienes valiosos: existe la tecnología en los sistemas contra incendios que protejan tanto los bienes como también las vidas humanas utilizando tecnología amigable con el medio ambiente. Para proteger los bienes más sensibles y valiosos, los propietarios deben invertir en sistemas híbridos contra incendios, que combinan el uso de un gas inerte, con un volumen mínimo de agua.

 

Los sistemas híbridos contra incendios ofrecen seguridad material y ambiental

La mayoría de los sistemas de supresión de incendios usan agua exclusivamente o químicos secos en forma gaseosa, pero estos pueden causar daños a los objetos de valor y hasta daño ambiental.

Los sistemas híbridos, en cambio, usan una neblina compuesta de un gas inerte como el nitrógeno y un volumen mínimo de agua, ambos elementos 100% amigables con el medio ambiente, ya que no contribuyen al calentamiento global o la perdida de capa de ozono en la atmósfera. El nitrógeno también tiene la ventaja de no reaccionar con elementos en su estado gaseoso utilizado por estos sistemas, además de ser económico.

El diámetro de las gotas de agua emitida por un sistema híbrido ofrece aún más ventajas para los propietarios. Por ejemplo, el diámetro promedio de las gotas de los sistemas de rociadores automáticos convencionales puede llegar hasta 1.000 micras, y tanto los sistemas electrónicos, bienes delicados, como los documentos legales o históricos, se pueden dañar por el mismo sistema contra incendios.

 

Un sistema híbrido puede producir una neblina con gotas con diámetros de un promedio de 10 micras, que reduce el factor humectante de la neblina, pero permite una mayor área de contacto y mejor transferencia de energía, mientras que protege los objetos.

 

Otra ventaja que brindan estos sistemas incluye la facilidad de hacer pruebas reales sin dañar objetos de valor o la salud del equipo. Es más – se puede verificar cada etapa de la prueba en tiempo real gracias a los elementos que usa el sistema, gas inerte (como nitrógeno) y agua. Al no requerir hermeticidad en el cuarto donde se instala el sistema, funciona en espacios abiertos igual que en espacios cerrados, y no hay que aislar completamente el lugar que debe ser protegido.

 

Usos variados y versátiles

Estos sistemas versátiles se pueden usar en una variedad de aplicaciones con bienes sensibles para proteger, incluyendo centros de datos, cuartos de control, almacenamientos, transformadores, cuartos de pintura, minas, hospitales, archivos y museos. Para cada una de estas aplicaciones, se presenta una ventaja única a favor de los sistemas híbridos.

No Comments

Post A Comment