Al Sisi abre el “nuevo” Canal de Suez

 

El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ya puede presumir de haber completado su más anhelado megaproyecto: una ampliación del canal de Suez, el vital corredor marítimo que une el mar Mediterráneo con el Rojo. La simbólica obra dobla la capacidad del canal.

 

Gracias a la flamante obra, edificada en el tiempo récord de un año, el Gobierno pretende transmitir a la comunidad internacional que Egipto ha recuperado la estabilidad perdida durante cuatro convulsos años de período posrrevolucionario

 

A la inauguración asistieron varios monarcas y jefes de Estado, entre ellos, el presidente francés, François Hollande. Por su parte, España ha estado representada por la ministra de Fomento, Ana Pastor.

 

Durante la ceremonia, celebrada en la ciudad de Ismailía, el propio Al Sisi presidió un desfile naval a bordo de un histórico yate, que ya fue el primero en surcar las aguas del canal de Suez en su apertura en 1869.

 

El proyecto pretende también apuntalar la legitimidad del régimen a base de azuzar el patriotismo. “Un regalo de Egipto al mundo”, no se han cansado de repetir los medios de comunicación del país para describir la obra, que consiste en la construcción de una nueva ramificación del canal de 35 kilómetros de longitud y en la ampliación de otros 37 kilómetros del original. La vía marítima original contaba con más de 160 kilómetros.

 

Su coste ascendió a USD 8.599 millones y hará posible el paso de embarcaciones de mayor tonelaje, reducirá el tiempo de tránsito de los buques de 18 a 11 horas.

 

Según los cálculos del Gobierno, el proyecto será un incentivo para el despegue de la maltrecha economía egipcia, pues prevé que atraerá ingentes inversiones de multinacionales extranjeras a una zona franca que se construirá a orillas de la vía marítima.

 

Además, el Ejecutivo estima que se multiplicarán sus ingresos derivados de las tasas, pues ahora ya podrán circular navíos en ambas direcciones. En concreto, El Cairo espera recaudar unos USD 13.601 millones en 2023, respecto a los cerca de USD 5.400 millones del año pasado. Sin embargo, los expertos cuestionan estas s expectativas al estar basadas en un dudoso incremento del comercio mundial.

 

El canal de Suez es la más simbólica de una larga lista de obras faraónicas con las que el régimen pretende desarrollar el país, entre ellas, la construcción de una nueva capital en mitad del desierto. No obstante, la viabilidad del proyecto se encuentra bajo sospecha por desacuerdos con la constructora.  

 

Fuente: El Pais

Tags:
, , ,
No Comments

Post A Comment