Shimao Wonderland Intercontinental: el hotel construido en una cantera

El Shimao Wonderland Intercontinental Hotel, ubicado en Songjiang, cerca de Shanghai, ha llamado la atención de propios y extraños, ya que fue construido en una cantera abandonada de 88 metros de profundidad.

➤ Ver también: Dolmen Shelter, un hotel inspirado en piedras naturales

Apodado como “groundscraper”, es una obra que demuestra la impresionante capacidad en ingeniería y arquitectura china debido a que es una edificación realizada sobre un acantilado en una región propensa a terremotos.

El proyecto es creación del estudio de arquitectura JADE+QA y liderado por el arquitecto británico Martin Jochman. El concepto fue inspirado en la cantera y su entorno; solo dos de sus niveles están sobre el suelo y sus otros 16 pisos descienden a lo largo del acantilado.

“Esto responde a una filosofía de diseño consistente en adaptarse con sensibilidad al entorno natural y no ‘luchar’ contra este” dijo Jochman.

El hotel pertenece a la cadena IHG y tiene una superficie total de 62.171 m2 y cuenta con 337 habitaciones, distribuidas en las 18 plantas. Cabe mencionar que las dos últimas, están debajo del agua y en ellas se encuentran habitaciones exclusivas y un restaurante submarino.

En el recinto existen acuarios subacuáticos, se instalaron cristales especiales para las ventanas y se construyó una zona protegida, alejada del lago de la cantera para mantener un hábitat especial de los peces.

En la parte central, el edificio tiene un impresionante atrio de cristal con forma de cascada que alberga los ascensores. Además, alrededor de la cantera, se instaló una pasarela flotante con suelo de cristal, “los jardines colgantes” permiten a los huéspedes recorrer diversas secciones de la cantera para admirar el paisaje único.

La construcción del hotel comenzó en 2012 y lo primero que se hizo fue bombear hacia afuera toda el agua de la cantera, para construir la base y los cimientos del edificio. Debido a las dificultades del proyecto, se tuvo que pensar en nuevas técnicas de bombeo y mezcla, por lo que tuvieron que bajar poco más de 60.000 metros cúbicos de hormigón para crear los cimientos y las dos plantas submarinas.

La estructura es de acero y está incrustada en la base de hormigón. Es decir, el hotel no está fijado al acantilado para evitar daños estructurales en caso de algún terremoto. Dicha estructura de metal tiene la forma de una ‘L’ invertida, ya que la parte superior es la única que conecta con el borde de la cantera y está anclada a las rocas. 

La cantera contaba con una sola cascada natural, pero a menudo se secaba, por lo que al final se decidió retirarla y crear nuevas. Debido a todas estas modificaciones, la cantera vio nacer un ecosistema único que combina las propiedades térmicas de las rocas con el agua fría del lago. Esto ayuda a que la temperatura de la zona sea templada durante todo el año, lo que disminuye el consumo eléctrico del hotel, al no necesitar calefacción ni aire acondicionado.

Texto original tomado de Inmobiliare.

Tags:
,
No Comments

Post A Comment