Servicios ecosistémicos: ¿cuánto vale un parque?

Para el sector inmobiliario el valor de un parque sería el precio tasado del valor catastral de su superficie. En muchos casos, para los vecinos del entorno no deja de ser una carga negativa y para los colectivos con más sensibilidad ecológica su valor sería incalculable.

La valorización de los servicios ecosistémicos se hace cada vez más necesaria para llevar a cabo una contabilidad ambiental, que sirva para evaluar su conservación, mantenimiento y adaptación. Se requiere de un esfuerzo especial para cuantificar aquellos considerados -hasta ahora- como bienes intangibles.

¿Qué son los servicios ecosistémicos?

La historia de los parques radica en el reconocimiento de la evolución del concepto de servicios ecosistémicos. En las primeras ciudades surgidas en Mesopotamia, el engalanamiento vegetal de edificios institucionales era un emblema del poder.

El progresivo paso del ser humano de rural a urbanita condujo a la creación de un ecosistema artificial, dominado por la especie humana, con un alto consumo de materiales y producción de desechos y con un escenario ambiental urbano cada vez más preocupante.

Los parques en los desarrollos urbanísticos actuales

La mecánica administrativa, los intereses del mercado inmobiliario y la escasa y poca participación pública ha introducido sistemas de áreas libres, sin más criterio que la obligación legal de hacerlo con minúsculos costes de producción.

El resultado final han sido amplias extensiones de praderas verdes o -en el peor de los casos- de áreas libres de materiales de alta dureza. En ambas alternativas la contabilidad ambiental se salda negativamente, ya que los costes de mantenimiento están muy por encima del valor generado por los servicios ecosistémicos.

La terapia de los parques

Las medidas de naturación o verdificación de las ciudades prosperan con más frecuencia. Por ejemplo, las soluciones basadas en la naturaleza, como las fachadas y cubiertas vegetales o los corredores ecológicos que conectan las centralidad urbana con el medio natural. Sin embargo, aún no hay conciencia de que el mejor futuro para la ciudad y la ciudadanía reside en los parques.

Texto original tomado de The Conversation.

No Comments

Post A Comment