Quito invertirá USD 424 millones en el 2016

 

Quito podría arrojar luz en medio de la nube gris que amenaza el escenario económico del 2016. El plan planteado por la capital incluye la construcción de megainfraestructuras y alianzas público-privadas para impulsar el empleo y la inversión en la ciudad.

 

Las principales obras de desarrollo para el 2016 son el Metro de Quito y un centro de convenciones en el Parque Bicentenario (norte de Quito).

 

El Metro de Quito, que demandará de hormigón y acero, alentará a la construcción y manufactura que representan, juntas, casi el 30% de la matriz productiva de la ciudad.

 

Empresas como Novacero tienen una expectativa “muy fuerte” en la construcción del Metro para levantar a un sector cuyas ventas vienen cayendo desde el 2014. “Vemos con problemas el 2016. La demanda ha bajado”, dice Héctor Núñez, gerente comercial de la firma.

 

Fausto Torres, gerente de Cedal, fabricante de productos de aluminio, indicó que están interesados en proveer aluminio y vidrio para paradas y estaciones centrales; y canales y canaletas para el sostenimiento de los cables eléctricos que van a lo largo de la red. Pero esto dependerá, dice, del componente local de mano de obra y la compra de productos nacionales que se exija en el proyecto.

 

El mercado de Quito representa el 30% de las ventas nacionales de esta firma. Álvaro Maldonado, secretario de Desarrollo Productivo y Competitividad del Municipio de Quito, dice que el proyecto no solo generará empleo en la ciudad, sino que atraerá mano de obra de zonas aledañas.

 

En el tema de transporte se calcula que la obra demandará de 2.000 vehículos pesados para llevar materiales y trasladar la tierra hacia las escombreras, según un estudio del Colegio de Economistas de Pichincha.

 

El monto que recibirá la ciudad para el Metro de Quito en el 2016 asciende a USD 409 millones. Los recursos provienen de los desembolsos que otorgan los cuatro multilaterales, el Gobierno de España y un porcentaje menor de recursos propios del Municipio, explicó Mauricio Anderson, gerente de Metro de Quito.

 

Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, cree que esta inyección de liquidez puede mover el comercio de la ciudad, aunque considera que el mayor impacto se reflejará en el 2017. Alarcón proyecta un dinamismo a todo nivel: desde pequeños negocios como ferreterías y tiendas hasta industrias de indumentaria de trabajo.

 

El Centro de Convenciones Metropolitano es otra obra prioritaria. Compuesto por hoteles, centros de negocios, galerías, una arena de espectáculos y el centro de convenciones más grande de Quito, esta obra se proyecta como un eje de desarrollo. En el 2016 se invertirán, al menos, USD 15 millones de los 65 millones que demanda todo el proyecto.

 

Juntas las dos obras, generarán una inyección de USD 424 millones el próximo año. Con el centro se busca dar un salto al turismo de convenciones “que es un turismo mucho más rentable”, dice el Secretario de Desarrollo Productivo del Municipio de Quito.

 

Además, la extensión de la Ecovía hacia Guamaní, en el sur, está en marcha. La prolongación del Trolebús hacia Calderón, en el norte, está en estudios; las primeras dos líneas de los Quitocables operarán en el segundo semestre del 2016; y se desarrollará el proyecto de la zona especial de desarrollo industrial del aeropuerto de Quito, en Tababela; entre otros.

 

Artículo originalmente publicado por: El Comercio

No Comments

Post A Comment