¿Qué son los proyectos complementarios?

La arquitectura, para materializarse como un edificio construido y funcional, requiere la colaboración de una serie de disciplinas.

Durante las etapas de diseño, estas áreas complementarias se agregan al diseño arquitectónico, agregando sistemas que ayudan en la funcionalidad de la construcción, conocidos como proyectos complementarios.


Imagen tomada de Plataforma Arquitectura

En general, los proyectos de edificación y vivienda comienzan con estudios arquitectónicos preliminares, tomando nota de su entorno y las demandas de los clientes. Con el programa establecido se inicia el desarrollo del proyecto, por lo que es necesario incluir otras áreas técnicas que complementen el proyecto.

Las disciplinas complementarias determinan pautas que inciden en el diseño y funcionamiento de los espacios, impactando directamente en el diseño arquitectónico, que -por otro lado- tiene la misión de compatibilizar todos los sistemas, asegurando la total funcionalidad de la construcción, sin perder el concepto inicialmente preestablecido con el cliente.


Imagen tomada de Plataforma Arquitectura

Los proyectos complementarios incluyen las disciplinas de estructuras, cimentación, electricidad y redes, hidráulica, así como proyectos de protección y prevención de incendios, protección contra descargas atmosféricas, accesibilidad, iluminación, presurización, climatización, drenaje, paisajismo, interiores, entre otros.

Cada uno de estos proyectos es una capa que se suma a la arquitectura desde la escala y el tamaño del proyecto, así como desde su programa. Hay algunos complementarios que son fundamentales en cualquier escala de proyecto, desde una residencia hasta un complejo hospitalario, como es el caso de estructuras, hidráulica, cimentaciones y proyectos eléctricos.


Imagen tomada de Plataforma Arquitectura
Estas disciplinas, junto con la arquitectura, constituyen el conjunto básico de proyectos de un edificio.
A medida que aumenta la escala de los proyectos, como en el caso de edificios altos o estructuras más complejas como escuelas y hospitales, surgen necesidades específicas como accesibilidad, protección contra incendios y otras. Además, los tipos de proyectos complementarios también varían según la ubicación geográfica.

En climas más fríos, por ejemplo, es necesario planificar proyectos de HVAC que involucren calefacción y refrigeración, ya que no es posible garantizar buenos niveles de confort ambiental solo con estrategias pasivas; mientras que en climas más cálidos existe la posibilidad de una mezcla entre ventilación pasiva, medidas cruzadas y el proyecto HVAC. También, existe la opción de proyectos complementarios orientados a la sostenibilidad de la edificación, como la calefacción solar.

Imagen tomada de Plataforma Arquitectura

Por tanto, son disciplinas que conforman los sistemas que existirán dentro de un proyecto y necesitan ser desarrollados por profesionales especializados y calificados. Al mismo tiempo, el diseño arquitectónico se encarga de la suma de todas estas capas, prestando atención a las especificidades de cada disciplina y buscando resolver los conflictos constructivos entre ellas.

Leer más >> La mina de Polonia: uno de los proyectos de reutilización adaptativa más grandes del mundo

Así, la arquitectura es la disciplina que suma sus complementos al programa del proyecto, al concepto y a las demandas de los clientes, dando como resultado el proyecto listo para su ejecución.

Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

No Comments

Post A Comment