¿Qué quedó de la floreciente arquitectura de Beirut?

Con un patrimonio histórico aún pendiente de rehabilitación, tras 15 años de guerra civil y una larga crisis económica, la explosión del pasado 4 de agosto sumó escombros a los escombros y arrasó buenos ejemplos arquitectónicos del resurgir del Líbano.

La destrucción volvió a Beirut 30 años después del fin de la guerra civil, cuyas huellas siguen presentes en las fachadas de los edificios. Buena parte del esfuerzo de rehabilitación del centro de la ciudad y del área portuaria, las dos zonas en las que más ha invertido el gobierno,  quedaron destruidas en cuestión de minutos.

El centro histórico se ha llevado buena parte de la inversión en la reconstrucción de la ciudad tras la guerra civil. Sin embargo, el patrimonio histórico que aún quedaba en pie no había llegado a restaurarse del todo cuando la detonación ha vuelto a arrasar con buena parte de los edificios. | Imagen: GETTY

Si se presta atención a la evolución arquitectónica de Beirut, durante las dos últimas décadas, destacan la internacionalización y sofisticación de sus nuevos edificios con arquitectos de renombre como: Issam Fares Institute de Zaha Hadid, la Fundación Aishti de David Adjaye, los edificios de apartamentos 3Beirut de Foster and Partners y Beirut Terraces de Herzog & Meuron. Este último, un rascacielos residencial de amplias terrazas acristaladas, que fue de los pocos que resistió casi intacto el impacto.

Más afectada quedó la Torre Platinio, de 34 pisos, obra del español Ricardo Bofill junto al arquitecto libanés Nabil Gholam, situada a escasa distancia de la detonación, en la Bahía de San Jorge en el Distrito Central de Beirut. Un poco más resguardadas, aunque en pleno distrito de Ashrafieh, se ubican las torres de viviendas Modulofts, de Fouad Samara Architects, cuyas placas de acero frenaron en parte la onda expansiva.

 

El periodo de reconstrucción requerirá un presupuesto estimado de USD 300 millones.

 

Tampoco resultó dañado el Stone Gardens de la arquitecta libanesa Lina Ghotmeh, un edificio de apartamentos de trazos angulares inspirado en la arquitectura tradicional. Su estructura de hormigón aguantó la onda expansiva de las 2.750 toneladas de nitrato de amonio, que estallaron en un almacén del puerto situado a escasos metros del edificio.

No resultó dañado el Stone Gardens de la arquitecta libanesa Lina Ghotmeh, un edificio de apartamentos de trazos angulares inspirado en la arquitectura tradicional. | Imagen: LINA GHOTMEH

Cerca de 8.000 establecimientos se vieron afectados. La explosión no hizo distinciones entre las construcciones históricas o las modernas. Cerca de 640 edificios históricos se vieron afectados, de los cuales aproximadamente 60 corren el riesgo de derrumbarse, según Sarkis Khoury, director general de antigüedades del Ministerio de Cultura del Líbano.

Incluso para el tumultuoso pasado de Beirut, la explosión del puerto no tiene precedentes en la historia. Las grúas ya han tomado la ciudad para asegurar e impermeabilizar las estructuras y lo siguiente será decidir qué se renueva o qué desaparece para siempre.

Texto original tomado de: El País

No Comments

Post A Comment