¿Qué es realmente un hogar y cómo planificamos su futuro?

Una vivienda es una de las tipologías arquitectónicas más significativas que experimentamos a lo largo de nuestra vida. Una casa representa seguridad, propiedad y una sensación de respiro lejos del resto del mundo.

➤ Ver también: Ambientación, ¿cómo hacer del exterior el mejor lugar del hogar?

También, ha sido históricamente un lugar de rutina, donde comenzamos y terminamos nuestro día, siguiendo los mismos patrones a través de diferentes espacios. Podemos dormir en nuestras habitaciones, relajarnos en una sala de estar, cocinar en una cocina y comer en un comedor.

A pesar de la rigidez del propósito de cada habitación, hay algo en un hogar que apreciamos debido a estas rutinas estandarizadas. Pero, con las nuevas tendencias en tecnología y la brusquedad del cambio provocado por la pandemia del Covid-19: ¿cómo podemos reconsiderar lo que significa un hogar y adaptar sus diseños a los comportamientos recién aprendidos?

Lecciones sobre el futuro del hogar a partir de la pandemia 

La pandemia nos ha llamado a cuestionarnos sobre la forma en que habitamos. Muchos de nosotros nos hemos dado cuenta de que el espacio que alguna vez se consideró adecuado para nuestras necesidades diarias -en una era prepandémica- ahora parece sentirse menos funcional, especialmente si vivimos con otros.

Además, el gran cambio para trabajar desde casa impulsará la necesidad de espacios más flexibles y adaptables. Por ejemplo, la oficina en casa -la cual había perdido popularidad en las áreas urbanas- ahora deberá recrearse. Esto irá más allá de las mesas de cocina y los sofás en los que hemos estado trabajando y se convertirá en algo más integrado, funcional y ergonómico para adaptarse tanto al futuro del hogar como al futuro del trabajo.

La pandemia también nos ha demostrado que el espacio al aire libre tiene un valor significativo. No solo los parques públicos, sino también los balcones privados, los patios traseros y los jardines que antes se daban por sentados, ahora ofrecen una oportunidad para respirar aire fresco y un tiempo que se puede pasar lejos del interior.

Está claro que la forma en que definimos y diseñamos las casas es un proceso obsoleto. 

Casi todos los demás aspectos del entorno construido se han impulsado hacia el siglo XXI de una manera que coincide con los avances tecnológicos del mundo y las necesidades cambiantes de la sociedad. La forma en que vivimos y los espacios que necesitamos han cambiado y es hora de preguntarnos qué es realmente un hogar.

Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

No Comments

Post A Comment