Proyecto ‘Madrid Río’ recibe el XII ‘Verónica Rudge Green Prize in Urban Design’

 

Madrid Río, un parque lineal de 120 hectáreas que supo conjugar el valioso paisaje natural con el entorno urbano madrileño, ha sido reconocido con el XII Verónica Rudge Green Prize in Urban Design.

 

Diseñado por Burgos & Garrido, Porras & La Casta, Rubio & Álvarez-Sala y West 8, el parque público finalizó su fase final este año, tras una década de adjudicarse el primer lugar del concurso para su diseño.

 

"La decisión para premiarlo fue motivado por el deseo del Jurado de destacar el potencial, que tienen infraestructuras de movilidad cuidadosamente ejecutadas y atentamente planificadas, de transformar una ciudad y su región", comentó el director del Jurado, Rahul Mehrotra, del premio otorgado por Harvard Graduate School of Design (GSD).

 

En los años setenta, el río Manzanares fue limitado por la autopista M-30: las comunidades terminaron aisladas, el turismo era inexistente y la congestión era constante todo el tiempo. El nacimiento de Madrid Río dio a la ciudad una oportunidad de reclamar su tierra. A lo largo de su construcción, casi 30 kilómetros de túneles vehiculares fueron soterrados, cinco represas históricas y dos puentes fueron restaurados y se construyó un gran número de nuevos equipamientos y campos deportivos.

 

"La medida en que el proyecto aprovecha el desarrollo de nuevas infraestructuras como una oportunidad para reparar y regenerar la ciudad a través de intervenciones cuidadosamente articuladas es valioso dentro del contexto de una urbanización contemporánea globalmente", agregó Mehrotra en el fallo del Jurado.

 

Los diseñadores de Madrid Río se enfrentaron a muchas restricciones: un calendario corto, un presupuesto limitado y tuvieron que ser reactivos a decisiones que ya se habían tomado (en lo relacionado a los túneles)", dijo Toshiko Mori, arquitecto y miembro del jurado.

 

"A pesar de un proceso quizás no ideal y otras controversias políticas locales, a largo plazo el impacto del proyecto será positivo. Con un exiguo presupuesto, el equipo tomó varias decisiones sabias. Por ejemplo, invertir en plantaciones para crear zonas de sombras y la reutilización de piedras para crear interesantes muros que varían de lugar en lugar, proporcionando continuidad a lo largo, al tiempo que otorga un sentido de localidad y tacto. El paisaje no es monolítico, sino episódico -rompiendo la linealidad del parque con una variedad de elemento que estimulan formas oblicuas de ver y recorrer sus espacios-. Éste es un parque que responde admirablemente a los deseos y valores contemporáneos de la gente que los usa”, añadió.

 

Entre el 18 de enero y el 6 de marzo del 2016 se realizará una exhibición del proyecto ganador en el Gund Hall gallery del GSD. Mientras la ceremonia de premiación se realizará el 2 de febrero, donde Mehrotra realizará una discusión y presentación al respecto.
 

Artículo originalmente publicado por: Plataforma Arquitectura

No Comments

Post A Comment