Ilustraciones del proyecto ‘Certificación Edificio Sustentable y Seguro’/ Fuente: Plataforma Arquitectura

Proyecto ‘Certificación Edificio Sustentable y Seguro’ evalúa la sustentabilidad de los edificios residenciales de Cuenca

Ilustraciones del proyecto ‘Certificación Edificio Sustentable y Seguro’/ Fuente: Plataforma Arquitectura

En países en vías de desarrollo, la problemática habitacional presenta un déficit cuantitativo y cualitativo. En este panorama, Ecuador no es una excepción, el BID estima que el 50 % de las familias de este país no poseen vivienda o habitan en hogares precarios. Además, el sector residencial consume el 36,79 % de la energía a nivel nacional, siendo uno de los sectores de mayor demanda y el segundo contribuyente de emisiones de contaminantes.

Frente a esta serie de problemáticas, la construcción de edificaciones sustentables surge como una de las soluciones para mejorar las condiciones de habitabilidad. Sin embargo, el desafío reside en construir espacios con métodos de evaluación alineados a las condiciones de la región o país. En este contexto, el proyecto de investigación Certificación Edificio Sustentable y Seguro’ desarrolló un método de evaluación sustentable para viviendas de la ciudad de Cuenca y una herramienta de certificación con 81 criterios de evaluación. 

El método de evaluación presenta una estructura de 3 niveles: categoría, requerimiento y criterio de evaluación. Por su parte, la herramienta de certificación evalúa 9 categorías, que son: urbano, agua, energía, materiales, ambiente interior, accesibilidad, seguridad estructural, gestión de mantenimiento y economía.

A pesar de que el análisis del desempeño de las edificaciones es de alta complejidad, se ha podido determinar que, una serie de problemas en los edificios pueden ser evitados si se toman las medidas adecuadas en la etapa de diseño del proyecto. Por esta razón, la certificación, además de definir un marco de criterios de evaluación, plantea una serie de estrategias arquitectónicas que pueden ser aplicadas localmente para guiar la adopción de prácticas constructivas que generen altos niveles de confort y bajos niveles de contaminación.

A modo de ejemplo, presentamos algunas estrategias que presenta la herramienta de certificación:

  • Proponer espacios de transporte alternativo.

  • Mantener el hábitat y establecer medidas que faciliten la gestión de espacios verdes.

  • Reducir las islas de calor mediante la incorporación de cubiertas reflectivas y pavimentos permeables.

  • Integrar el espacio del edificio y el espacio público.

No Comments

Post A Comment