Powerhouse: el edificio más sustentable del mundo

 

En su cruzada por cuidar el medioambiente, desde Oslo el proyecto Powerhouse demuestra que la construcción eco-friendly también puede ser redituable.
 

Los edificios conforman hasta un 40 % del consumo de energía a nivel mundial. Es por eso que la Unión Europea ha decidido que, a partir de 2020, todos los edificios del mundo deben ser "energía cero" o "energía neta"; es decir, deberán producir la misma cantidad de energía que la que consumen.

 

Este es un objetivo ambicioso, pero que genera oportunidades para quienes buscan desarrollar estas soluciones. Entre ellos se ubica Snøhetta, una de las firmas detrás del proyecto Powerhouse, ubicado en Trondheim, Oslo, y conocido como "el edificio más sustentable del mundo".

 

Para este emprendimiento, la empresa trabaja en conjunto con la organización ambiental ZERO, las compañías de aluminio Sapa e Hydro, la consultora Asplan Viak y la empresa de gestión de proyectos, Entra Eiendom. Todos colaboran en este proyecto sin precedentes que, como bien relató Ståle Rød, CEO de Skanska, "es el primer edificio en el mundo que ha sido renovado en una estructura de energía positiva".

 

 

En primer lugar, cabe aclarar que se eligió a Trondheim como sede del proyecto porque es allí donde se halla el nivel más alto de excelencia, en materia de ingeniería y construcción. Algunos ejemplos de centros ubicados en la zona son NTNU, SINTEF y Bygglob. Ole Gustavsen, uno de los socios de Snøhetta, concedió que "es cierto que Trondheim presenta desafíos, en cuanto al clima, pero consideramos que esto es un hecho positivo, porque aumenta nuestra ambición y va a crear interés en otras zonas con condiciones climáticas similares".

 

Y amplió Gustavsen: "En el caso de Powerhouse, queremos demostrar que es posible construir edificios energéticos, aun en la fría Noruega". Además, el fin es comprobar que los edificios de energía positiva pueden ser redituables, tanto para los que desarrollan las soluciones como para los usuarios, que se ven beneficiados por la ausencia de facturas de electricidad.

 

Considerando las temperaturas extremas de Noruega durante el invierno, Powerhouse es un proyecto ambicioso. Justamente por eso, su éxito promete fijar nuevos estándares a nivel nacional e internacional y promete demostrar que es posible construir edificios imponentes que cuiden el medio ambiente a la vez.

 

 Artículo originalmente publicado por: InfoBae.com

No Comments

Post A Comment