Por qué no es el momento de dejar de vivir en la ciudad

A medida que la pandemia mundial Covid-19 se ha ido desarrollando en los últimos meses y expandiéndose alrededor del mundo, han aparecido anecdóticamente en Internet historias de personas que han tenido que cumplir su cuarentena en ciudades abarrotadas y han mostrado preocupación por su futuro.

Por: Kaley Overstreet

Cuando el virus recién estaba comenzando, fue común que la gente escapara a sus segundas viviendas, o que regresara a la casa de sus padres en donde tendrían más espacio y un patio amplio en comparación con sus casas en la ciudad.

Aunque es verdad que las personas han ido cambiando sus hogares en las zonas urbanas, que por lo general son apartamentos de 46m2 en rascacielos, por residencias unifamiliares en los suburbios, la verdadera historia radica en los datos que predicen un futuro diferente y más vibrante para nuestras ciudades. No es el momento de salir de la ciudad para siempre.

➤ Ver también: Ciudades post Covid-19: transformación del diseño urbano

Existe una inquietante predicción de que las medidas de distanciamiento social obligatorias y la mascarilla serán algo que permanecerá en la sociedad mucho tiempo después de que se fabrique y distribuya una vacuna eficaz, a pesar de la abrumadora esperanza de reinventar la sociedad que una vez conocimos en algo mejor y más saludable. Dentro de cinco años, ¿nos alejaremos de aquellas personas cuyos hábitos son un poco demasiado cercanos a la gente? ¿Alguna vez entraremos en nuestro lugar de trabajo por la mañana y nos meteremos en salas de reuniones llenas de trabajadores? ¿Querremos vivir en barrios densos y viajar en trenes subterráneos desbordados de personas?

A pesar de que algunas ciudades suburbanas están llenas de nuevos proyectos inmobiliarios, esto podría ser solo una tendencia temporal a corto plazo que podría durar entre los próximos dos años. Muchas grandes empresas de tecnología han anunciado que están permitiendo a los empleados trabajar desde sus casas.

 

Twitter ha dicho que sus trabajadores pueden trabajar a distancia infinitamente si así lo desean y Uber y Google han declarado que la mayoría de su fuerza de trabajo se quedará en casa al menos hasta el próximo verano.

 

Pero estos cambios de vivienda, que algunos están disfrutando, ha hecho que caigan los precios de las casas y disminuyan los alquileres mensuales, haciendo que algunos se queden sin su fuente de ingreso.

No Comments

Post A Comment