Pigmentos, estructuras llenas de color

 

Se cree que las pinturas son la única alternativa para lograr este efecto estético. Pero, ahora existen pigmentos inorgánicos, una opción que ayudará a llenar de vida los diseños arquitectónicos.

 

“Este producto se origina a partir de una reacción química, en la que el óxido de hierro (chatarra) se descompone y se convierte en un fino polvo”, explica Denilson Marques, especialista en pigmentos de Lanxess, empresa alemana de gran tradición industrial, que en el país está representada por Mathiesen del Ecuador, Mathecu S.A.

 

Así, a partir de desperdicios industriales, se obtiene un material bonito, llamativo y amigable con el medioambiente.

 

Los pigmentos inorgánicos han cambiado la apariencia tradicional de las estructuras hechas de concreto. El resultado: ahora se ven edificaciones llenas de color y paisajes urbanos poco convencionales.

 

Marques garantiza el uso de pigmentos en hormigón, madera, plástico, tejas, asfalto, césped y un sinfín de materiales más. El proceso de aplicación es sencillo: solo se añade el pigmento sobre la superficie. Debido a su composición química son insolubles al agua y ácidos diluidos, además de ser resistentes al álcalis y la cal. Igualmente, soportan la intemperie y son estables a la luz; ideales para colorear todo tipo de materiales de construcción.

 

Estudios realizados en estructuras de concreto demostraron que su durabilidad es de 50 años, por lo que su mantenimiento también es económico. Las diferentes tonalidades son la traducción de los gustos y necesidades de los consumidores. Sin duda, la infinita gama de colores en pigmentos dará rienda suelta a la imaginación y a la creación de nuevos diseños arquitectónicos.

 

 

No Comments

Post A Comment