Trabajador del sector metalmecánico y siderúrgico/ Fuente: 123RF

Peso del sector metalmecánico y siderúrgico en la economía nacional

Trabajador del sector metalmecánico y siderúrgico/ Fuente: 123RF

Sin duda, la metalmecánica es una industria de oportunidades y crecimiento exponencial. Actualmente, reúne a más de 20.000 empresas entre grandes, pequeñas, medianas y micro, y genera cerca de 100.000 empleos directos y 400.000 indirectos.

Desarrollo, tecnología, avances

Desde 1998, la industria metalmecánica ha fomentado la capacitación y el desarrollo de su capital humano, a través de programas de formación dual y de una tecnificación permanente. En este camino, la academia ha sido un apoyo en varios procesos, lo que facilitó la evolución del metal en la construcción. Ahora, no es únicamente estructural, sino que desempeña funciones constructivas e incluso decorativas.

De esa forma, el sector metalmecánico da muestras de su enfoque hacia la robotización y la automatización de procesos. Según Henry Yandún, gerente general de Kubiec-Conduit, la tecnología de la mayor parte de las empresas del acero de Ecuador es de clase mundial, lo que las hace altamente competitivas en Latinoamérica e, incluso, se ubican por encima de algunos países europeos.

Comercio exterior

El gremio apunta hacia una apertura inteligente, en latitudes de alta capacidad adquisitiva. Si bien la calidad no es un problema, pues los estándares nacionales son elevados, sí lo es la competitividad y las trabas técnicas al traspasar las fronteras. Países como Colombia tienen políticas má severas de protección a la industria local.

A esto se suman, según Fedimetal, los altos costos laborales que asumen las empresas ecuatorianas y que frenan su potencial internacional. “La competencia de productos de acero es muy difícil frente a la importación, no solamente por la competitividad del precio, sino porque el acero extranjero no está sujeto a ningún control, de ninguna norma”, recalca Yandún e insiste en la necesidad de que el país exija los mismos estándares de calidad al acero importado.

Además, está el rol del Gobierno, cuya deuda con la industria metalmecánica sigue al no privilegiarla en las contrataciones del Estado; un reclamo permanente entre los empresarios. “Tenemos un mercado definido que mantiene una importación constante de bienes, requerimos una política pública para el desarrollo de la industria nacional”, agrega Guillermo Pavón, director general de Fedimetal.

En la misma línea, la gerente de la Regional Sierra de Electrocable, Gloria Guim, opina que en Ecuador a la producción nacional no se le da el crédito necesario. “En lugar de promover la adquisición del producto ecuatoriano, se abre mercado a insumos que no, necesariamente, cumplen con el estándar de calidad adecuado”, apunta.

Fortalecer la industria nacional

La gran demanda de esta industria es que la política pública promueva el consumo local, cuya calidad es igual o mayor que la de los materiales importados. Y exije que las normas INEN sean cumplidas por proveedores extranjeros. Para un crecimiento sostenido, la Federación apunta a que se garantice la desagregación tecnológica de los proyectos que maneja el Estado, es decir, que se privilegie la producción nacional con el fin de evitar la salida de divisas hacia el extranjero.

No Comments

Post A Comment