Perú y Colombia construyen lugares para ecuatorianos

 

Los comerciantes de Colombia y Perú viven su temporada. La expresión escenifica lo que ocurre en las ciudades fronterizas de Ipiales, en Colombia y Tumbes, en Perú. Las ventas suben como la espuma, ya que es posible hacer rápidamente un negocio y obtener ‘jugosas’ ganancias, gracias a las compras que los ecuatorianos hacen allí, atraídos por la ventaja del tipo de cambio.

 

Las ciudades fronterizas no han perdido tiempo para prepararse para atender a los ecuatorianos, para los próximos días de feriado o las compras de viernes negro o de Navidad. El gremio de Comercio de Ipiales de Colombia dice que se han abierto 300 nuevos negocios en este año. Por el lado de Tumbes se construye un hotel, un centro comercial, supermercado, casino y un centro de convenciones con una inversión de USD 33 millones.

 

Harold Delgado, presidente de la Cámara de Comercio de Ipiales, indica que se han remodelado hoteles, parqueaderos e inaugurado tiendas. Hasta marzo de este año en la Cámara estaban inscritos 82 hoteles, unos diez más se han habilitado hasta la fecha. En tiendas, hay 300 nuevas desde diciembre, ratifica Delgado.

 

Agrega que la cantidad de dinero que se mueve a diario en Ipiales permite ese crecimiento comercial: son 1.900 millones de pesos (USD 646.000). Al mes son más o menos USD 19 millones por el trabajo de sectores como el financiero, transporte, combustible, comercio interno e internacional, precisa.

 

Según Delgado, las compras de los ecuatorianos representan un 40% del total vendido. Ipiales es la capital de una provincia que cuenta con 12 municipios y son los colombianos los que compran el otro 60%.

 

 

En un mes normal, por semana, llegan a Ipiales de 10.000 a 15.000 ecuatorianos. Cuando hay feriado, entre 20.000 a 30.000. La última cifra es la que esperan a partir de octubre, dice el gremio de Ipiales.

 

Si asombran los números que se mueven en la frontera norte, no es menos lo que ocurre al sur. En Tumbes, se construye el primer centro comercial, el hotel Costa Sol, un casino, supermercado y un centro de convenciones por USD 33 millones.

 

El presidente de grupo Costa Sol, Mario Mustafá, explica que el centro comercial será inaugurado en marzo del 2017. En el lugar habrá juegos para niños, supermercado, cines, restaurantes y 77 tiendas. Se estima que el lugar recibirá visitas de 200.000 personas al mes y el 20 % serán ecuatorianos.

 

Mientras que el hotel, que tiene capacidad para hospedar a 130 personas, y el casino serán abiertos en diciembre de este año. El hotel tendrá una atención de cinco estrellas, con un precio de cuatro.

 

Además de ello, se edifica un centro de convenciones. Mustafá además de ser un empresario en el sector turístico también es camaronero. Sabe que Perú y Ecuador intercambian el conocimiento técnico en el manejo de los langostinos y su alimentación y, para ello, hacen reuniones binacionales. Una práctica que también la tienen otros sectores, como los bananeros. Se invirtió también en un lugar de citas empresariales, la sala más grande tiene capacidad para 300 personas.

 

El comercio con Ecuador es activo: de ida y vuelta. Mustafá es uno de los clientes de los camaroneros ecuatorianos, compra larvas y alimento balanceado. Por esta razón considera que su obra servirá a los peruanos, pero también atraerá más turistas ecuatorianos.

 

Fuente: Expreso

No Comments

Post A Comment