Pavimento terrizo para espacios verdes

 

Construir con materiales que sean amigables con el ambiente es fundamental para conseguir obras sostenibles. Pero no solamente casas o edificios pueden considerarse como ‘verdes’. En el mercado existen opciones para construir jardines y caminos enmarcados en esta tendencia.

 

El suelo ecológico se usa en espacios verdes urbanos o naturales, y se integra con el ecosistema, gracias a su textura de apariencia natural. Su nombre es terrizo continuo y, una vez instalado, da la impresión de ser de tierra. Este tipo de pavimento tiene un alto grado de resistencia para estabilizar superficies con pendientes de hasta 20 grados. Uno de sus componentes más importantes es el cemento de vidrio —que se consigue del micronizado de residuos— junto con reactivos, agua y materiales áridos, forma el pavimento terrizo.

 

El cemento convencional requiere de altas temperaturas para su fabricación, mientras que el cemento de vidrio –principal componente del pavimento terrizo– tiene un consumo energético mínimo. Este tipo de pavimento también puede colocarse en superficies de tránsito peatonal, solo basta con aumentar su espesor. El material es impermeable y evita la formación de charcos, polvo o barro, y el crecimiento de hierbas. También es inundable, por lo que se usa en caminos costeros.

 

Es de fácil aplicación y no requiere mantenimiento, ideal para resistir cambios climáticos bruscos.

 
No Comments

Post A Comment