Pavimento, base que concreta caminos

 

En la actualidad existen diferentes métodos de pavimentación, los cuales se han ido perfeccionando para obtener mejores resultados, tanto en la vida útil de la estructura como en reducir costos para su mantenimiento.Dependiendo de la utilidad de la vía, se elegirá el material (hormigón o mezcla asfáltica) adecuado para la capacidad de soporte de carga y de adherencia con el vehículo.

 

El pavimento flexible, por ejemplo, es el que está elaborado por una carpeta asfáltica y está construido sobre una capa base y una sub-base; mientras que el rígido está constituido por una losa de hormigón que se apoya en una capa sub-base hecha de grava.

 

El flexible –característico por su color negro– es más económico, ya que causa mayor fricción con la superficie de rodadura, es propenso a deformaciones y tiene una vida útil menor. Por otro lado, el rígido –de color gris– es más costoso, pero a largo plazo esto se compensa con el ahorro en el mantenimiento.

David Puente, gerente de Obras Públicas de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, explica que su plan vial se compone del mantenimiento, rehabilitación y reestructuración de las diferentes calles. Solo en el Distriro Metropolitano existen 11.000, de las cuales el 80%, según el funcionario, se encontraban en mal estado. Hasta ahora se calcula que se han intervenido de manera urgente 7.186 calles.

Al encontrarse con fisuras menores, las autoridades proceden a la rehabilitación o al ‘bacheo’. Este tipo de intervención se ha ejecutado en la avenida 12 de Octubre y la Mariscal Sucre. En los próximos días se hará en la Patria y Pérez Guerrero. Luego de dos o tres años se volverá a hacer una inspección de estas vías para reevaluar su estado, asegura Puente.

La reconstrucción de la Interoceánica, la cual cumplió su vida útil después de 30 años, necesitó de una intervención más grande. Se inició con estudios de prefactibilidad, en relación al número de vehículos que circulan, para determinar cómo se va a actuar. Al ser un tramo de afluencia de transporte público y que conecta los valles, se coordinaron horarios de trabajo fuera de horas pico, en la noche y fines de semana. Además, la construcción total de la carretera involucró procesos más agresivos, que podían poner en riesgo la seguridad de los conductores.

Se inició retirando 30 centímetros de la estructura. A continuación se asentó la superficie para colocar el material, proceso que se llama acabado de obra básica. Una vez efectuado este paso, se implementó la mezcla asfáltica o base asfáltica y, entre el material granular y esta capa, se hizo un riego. Luego se procedió con el riego de adherencia y se añadió la carpeta asfáltica.

Por último, se colocó la capa de rodadura, que es por donde circulan los autos. A esto se añadieron acabados como señalética, limpieza de cunetas, construcción de canales recolectores, entre otros.
 

No Comments

Post A Comment