Parqueaderos, soluciones de altura

 

Lo que ocurre en Ecuador es particular, a diferencia de otros países. Aunque hay escasez de estacionamientos, el costo que representa rentar un espacio no es alto. Mientras en Quito, parquear un auto por una hora en zona azul cuesta USD 0,40; en Bogotá –por ejemplo–, el costo es de USD 4.

Bajo este contexto, las torres de estacionamiento se perfilan como una solución práctica, económica y duradera. Juan Yépez es gerente general de Novinnvento Soluciones. Su experiencia de casi 20 años en el sector automotriz lo llevó a pensar en una manera de incrementar los estacionamientos sin que esto implique comprar un mayor espacio de terreno. Fue así como empezó a comercializar, hace dos años, elevadores de parqueo.

Estas estructuras son un sistema que permite estacionar los autos uno encima de otro, gracias a una o varias plataformas que elevan a los automotores y los dejan suspendidos, incrementando de manera exponencial la cantidad de estacionamientos.

El sistema básico, es decir, una torre con capacidad para dos estacionamientos, tiene dos postes laterales de 3,5 metros de alto cada uno, elaborados con acero. Además, tiene una bandeja con relieve sobre la que descansa el auto. Dentro de los postes se encuentran una cadena, los seguros que sostienen la bandeja y un pequeño motor. El accionamiento de la torre se realiza a través de un 'switch' que sube o baja la bandeja, según la necesidad.

La altura de los postes permite que se pueda parquear cualquier tipo de vehículo, desde uno pequeño hasta un SUV. La bandeja, por otro lado, es fundamental para la seguridad del auto y de los usuarios. El relieve, por ejemplo, evita que el carro pueda resbalar.

La bandeja cumple con dos funciones: mantener el carro estable en el aire sin poner en riesgo la seguridad y evitar que fluidos como el aceite caigan en el techo del auto que se encuentra debajo. Además, soporta un peso de 2,7 toneladas. La única restricción es que, para sacar el auto que se encuentra en el segundo piso, es necesario mover el que está debajo.

¿Qué tan seguro es? Yépez afirma que es imposible que la bandeja caiga y dañe el auto del primer piso de la torre. Los postes tienen, cada 10 cm, seguros que sostienen la plataforma, de forma que si por alguna razón uno de ellos fallara, lo peor que podría pasar es que la plataforma descienda 10 cm. Además, el sistema incorpora sensores de presencia en la parte exterior, de manera que si al bajar la plataforma existe algún objeto que pueda ser aplastado, el sistema se detiene.
Las torres de parqueo, que pueden ser de hasta 30 pisos, también se construyen hacia abajo. Este tipo de estacionamientos subterráneos evitan que el auto esté a la vista de los peatones y no afecta el paisaje urbano con barreras estructurales.

Yépez afirma que también es posible elaborar torres de estacionamiento con un sistema bidireccional, lo que evita que se tenga que mover algún auto para sacar otro. El funcionamiento es parecido al anterior, con la diferencia de que este tiene una tarjeta inteligente que solo da acceso a la bandeja en la que se dejó el vehículo, precautelando la seguridad de los otros.

“Normalmente, en una familia de cuatro miembros puede llegar a existir hasta cuatro automotores. No obstante, los inmuebles que se comercializan en Ecuador cuentan con, máximo, dos estacionamientos, en la mayoría de los casos. Las torres de estacionamientos son una solución para incrementar el número de parqueaderos sin que esto implique mayor metraje de terreno”, dice Yépez.
 

No Comments

Post A Comment