Xavier Romero, CEO de Romero y Pazmiño

Xavier Romero, CEO de Romero & Pazmiño

Xavier Romero, CEO de Romero y Pazmiño; junto a Ricardo Dueñas, CEO de Grupo Ekos
Xavier Romero, CEO de Romero y Pazmiño; junto a Ricardo Dueñas, CEO de Grupo Ekos

Cuando surgió la posibilidad de formar nuestra propia empresa -en alusión a su socio: Alejandro Pazmiño- el análisis fue: qué probabilidad de éxito tenemos como un promotor inmobiliario y cómo no ser uno más en la industria”, señala Xavier Romero. Las palabras de nuestro invitado, CEO de Romero & Pazmiño, son el reflejo de una compañía con vigor, de un desarrollador de viviendas que se ha mantenido vigente 18 años en el mercado nacional.

Romero se formó en Quito, y aunque comparte profesión con su abuelo, reconoce que estudió Ingeniería Civil gracias al azar pero que si pudiese volver el tiempo atrás, tomaría la misma decisión. Tiene presente el recuerdo y sabiduría de su padre, quien falleció antes que él cumpla 8 años, y el impacto de su madre en su vida, quien a través de la construcción de una figura paternal, “guió mi camino y el de mis hermanas”, precisa.

“Estudié en la PUCE, al graduarme me fui a Porto Alegre, Brasil, para estudiar una maestría en Gerenciamiento de la Construcción. Soy un  manager de la construcción, me especialicé en la parte gerencial de los proyectos”. De esa manera, el alto ejecutivo combinó sus destrezas técnicas con la gestión empresarial. En esos años también obtuvo la certificación como Quality Engineer otorgado por la American Society for Quality ASQ, que avala que el profesional maneja conceptos y herramientas aplicadas a la calidad en cualquier sector de producción y/o servicios, detalla.

Los primeros pasos profesionales ocurrieron en la banca, en Banco Popular y Banco Solidario; fue entonces que aprobó el The Management Training Program Finance de Chemical Banking Corporation, hoy JP Morgan CHASE en Nueva York. “Entré a un área de reingeniería desde donde se buscaba que aumente los índices de productividad”. Después de seis años de esta experiencia, junto a su socio, decidió emprender en el área de proyectos inmobiliarios. “Era un buen momento para arriesgar”, nos comenta.

Así, hace 18 años, nació Romero & Pazmiño Ingeniería Inmobiliaria S.A. con el objetivo de incorporar una visión empresarial al mercado  inmobiliario tradicional. 

Cómo ser diferentes

“Sabíamos que si queríamos emprender y triunfar debíamos hacerlo de manera diferente. Si íbamos a ser un constructor más, nuestra oportunidad de éxito sería baja”, precisa Xavier. La radiografía que los dos ejecutivos hicieron, les demostró que en el mercado había un conocimiento técnico para diseñar y construir, pero no existía una visión empresarial, una planeación, “y es ahí donde encontramos una oportunidad”.

El primer proyecto de la inmobiliaria se levantó en el sector de Carcelén (al norte de Quito). “Se trataba de 34 casas de 100 m2, dirigidas a clase media. Lo hicimos bajo la estructura de fideicomiso inmobiliario que es cómo habíamos trabajado previamente”.

Ese primer proyecto puso a prueba su madera de empresario. El CEO reconoce que los primeros meses fueron duros y matizados con cuestionamientos. Sin embargo, actualmente la historia de la organización suma cerca de 40 proyectos y alrededor de 2.500 unidades construidas.

“Hemos vivido momentos duros, pero jamás han complicado la situación de la organización. Siempre hemos hallado el camino”, sentencia el CEO.

La cultura  interna

“Si algo nos ha unido -en referencia a su socio- han sido los valores. Más allá de un bonito enunciado, la práctica de valores como la integridad, transparencia, equidad y compromiso con el país, ha regido nuestra gestión”.

Bajo esa directriz se ha planificado y delineado la estrategia de la organización.

Así se ha buscado entregar un producto “de calidad mundial”. Hacerlo es el resultado de la constante búsqueda de la empresa por aprender de experiencias exitosas dentro y fuera del país, siempre buscando entregar una propuesta diferente. “En todos nuestros proyectos la seguridad de nuestros clientes es un tema crucial, es un atributo al que le damos énfasis. Me maravilla ir a nuestros proyectos y ver frente a las casas las bicicletas de los niños. Se respira tranquilidad”.

Romero & Pazmiño ha focalizado esfuerzos, principalmente en la construcción de casas y se ha destacado como un desarrollador clave de zonas como Pomasqui. Hace más de una década -explica el ejecutivo- se percibía a ésta como una zona alejada de la ciudad. Sin embargo, para los ojos de Xavier y Alejandro representaba una alternativa interesante. “Y fue una apuesta acertada”, indica. “Un 30% de nuestra propuesta está en esa zona. Hemos contribuido al crecimiento del sector con proyectos que cuentan con buenas vías internas y con redes subterráneas, dándole un estándar de lujo, dirigida a la clase media”.

La propuesta de la empresa se complementa con nuevas tecnologías e innovación. “Hemos evaluado nuestro negocio en estos años y hemos pasado de una versión 2.0 a una 3.0 que incorpora procesos y estrategias digitales entre otras innovaciones”. Además, el control de costos y calidad en la construcción es un factor clave de éxito. Romero & Pazmiño garantiza su día a día con la certificación ISO 9001: 2015, con procesos auditados en busca de un mejoramiento continuo.

Fuente: Revista Ekos

No Comments

Post A Comment