Muros cortinas/ Fotografías: 123RF

Muros cortinas una opción sobria y accesible

Muros cortinas/ Fotografías: 123RF

En la construcción tradicional las paredes de concreto y hormigón son la cara visible de la estructura. No obstante, a mediados del siglo XX surgieron los muros cortina, una corriente del movimiento modernista, que al día de hoy continúa en vigencia.

¿En qué consisten? Son sistemas de revestimiento no estructural, diseñados para paredes externas. Lo que los diferencia de otros materiales es su delgadez y liviandad: generalmente de aluminio y vidrio.

Su funcionalidad y sostenibilidad se basa en su diseño, instalación y correcto mantenimiento. En un inicio, los muros cortina se aplicaban por su ahorro en los costes de la edificación. Ese aspecto se mantiene, debido a que es una opción accesible por el uso de materiales ligeros. Incluso, al incrementarse el tamaño del edificio, el ahorro también crece.

Con la construcción sostenible en pleno auge, los muros cortinas volvieron a ubicarse como una excelente alternativa. Por sus capacidades de resistir a las infiltraciones tanto del aire como del agua, según las necesidades del constructor, los muros cortina son energéticamente eficientes. Esto se traduce en menos costos de refrigeración, calefacción e iluminación. Al final, el edificio ahorrará consumo de energía, aspecto vital en edificaciones contemporáneas.

Otra ventaja es la diversidad de instalación: pueden abarcar distancias de piso a techo o colocarse en varias plantas. Sin dejar de mencionar el atractivo visual, gracias a diseños únicos y económicos.

El cristal a utilizarse es fundamental para la funcionalidad del muro cortina. El desarrollo tecnológico ha ideado interesantes alternativas: existen vidrios de alto control solar y aislamiento térmico, que brindan una disminución de temperatura en interiores. La impresión digital permite grabar aplicaciones, fotos, textos y mucho más de manera permanente e inalterable.

Fotografías: 123RF

No Comments

Post A Comment