Mjøstårnet/ Fuente de la fotografía: Architectural Digest

Mjøstårnet, cuando la madera se apodera de la construcción

Mjøstårnet/ Fuente de la fotografía: Architectural Digest

La sostenibilidad, la competencia y el uso de madera local, fueron los factores clave en la edificación de Mjøstårnet, el edificio de madera más alto del mundo según el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano. En este proyecto participó la empresa de materiales de construcción Moelven, entidad que promovió que la infraestructura fuera completamente de pino. 

El edificio de casi 90 metros de altura fue abierto al público en marzo en la ciudad de Brumunddal, Noruega y cuenta con 18 pisos que incluyen departamentos, oficinas, restaurantes, áreas comunes y una terraza. Además, a uno de sus costados se encuentra una sala de natación de 4,700 metros cuadrados construida totalmente en madera. 

Mjøstårnet fue construido con la iniciativa de Arthur Buchardt, dueño de AB Invest, quien tuvo como objetivo crear un símbolo del cambio verde y una prueba de que los edificios pueden realizarse con materiales de madera sostenibles y recursos de proveedores locales. 

El diseño estuvo a cargo del estudio noruego de arquitectura, Voll Arkitekter AS, con apoyo de Moelven -entidad que se encargó de suministrar la columnas, vigas y diagonales de glulam, un producto cuyas varias capas de madera dimensional están unidas entre sí con adhesivos estructurales duraderos y resistentes a la humedad-.

El edificio ya ha recibido reconocimientos como el Norwegian Tech Award 2018 y The New York Design Awards 2018, se espera que con la construcción de este tipo de infraestructuras, otras entidades y países se motiven a realizar proyectos alineados a la edificación sustentable. 

Fotografía: Architectural Digest 

No Comments

Post A Comment