Materiales que dieron forma a los espacios más emblemáticos de 2020

En la construcción se ha observado el uso creciente de la tecnología para avanzar hacia una industria más eficiente y sostenible, en respuesta a las preocupaciones por la protección de los recursos naturales.

➤ Ver también: Ranking de la Construcción: el sector busca su reactivación

En los edificios, se nota una mayor conciencia sobre la creación de espacios más saludables y seguros con un enfoque general en el bienestar. A continuación, presentamos un análisis de los materiales que dieron forma a las casas, interiores y edificios públicos más emblemáticos de 2020.

Casas y viviendas colectivas

Durante este año, observamos que en las obras destacadas abunda el uso de materiales expuestos, específicamente superficies de madera, hormigón visto y, con mayor frecuencia, de ladrillos a la vista.

El tacto, las texturas y las ligeras variaciones que presentan los materiales en bruto hacen que tanto los interiores como los exteriores sean más acogedores e identificables. Otra característica llamativa es la presencia de vegetación. Ante la imposibilidad de salir de la casa durante largos períodos, muchos echaron de menos el verde y los jardines interiores fueron altamente valorados.

Lo más buscado fueron las tipologías y los volúmenes no convencionales, más dinámicos, angulosos y con texturas radicales. La madera también aparece, tanto en cubiertas como en la estructura principal.

Otra estrategia recurrente es el uso de fachadas translúcidas, para atenuar la transición entre el entorno urbano y el interior doméstico, por medio de láminas perforadas o paneles de policarbonato. El uso del mármol y el acero inoxidable en las fachadas, demuestra que los materiales nobles siempre tendrán un lugar en nuestros corazones.

Arquitectura pública y cultural

Los proyectos de uso público que sobresalieron este año tienden a ir más allá de su función, destacando en forma y en color para convertirse en hitos que rescatan el valor simbólico de los espacios para la colectividad.

En lugares abiertos, estructuras curvas, texturas y juegos de luz se definen espacios que evocan condiciones naturales: la orilla del agua, sombras parciales, espacios de cobijo y juegos de altura. En los edificios es posible identificar una tendencia transversal hacia figuras monolíticas: unidades homogéneas y monomateriales, cuyos patrones les confieren una escala humana a través de la modulación. 

Materiales como la madera y el ladrillo forman la base de edificios de mediana escala, mientras que el hormigón es predilecto para una arquitectura más monumental. 

Interiores y remodelaciones

El mobiliario comienza a ser incluido desde la etapa conceptual, dando sentido al proyecto, pero sin comprometerse con funciones totalmente determinadas, aportando a la flexibilidad. El color –monocromático o texturizado–, está siendo utilizado como una solución espacial: zonificando, destacando, guiando e incluso evocando sensaciones. El uso inteligente del espacio se vuelve imperativo y no solo en proyectos mínimos, sino como parte de una promesa de adaptabilidad frente a nuevos usos y usuarios.

Sin embargo, destacamos aquellos diseños que se han preocupado por reutilizar materiales y elementos preexistentes para exponerlos o darles un nuevo valor.

Texto original tomado de Plataforma Arquitectura.

No Comments

Post A Comment