Madera plástica. Fuente: Kedel

Madera plástica una opción sostenible que se abre camino a la construcción

La madera ya no solo crece en los árboles, hoy en día se ha desarrollado un nuevo material que combina plástico reciclado con restos de madera. De esta particular mezcla surge la madera plástica, un material más resistente, reutilizable y perdurable cuyo uso podrá contribuir a la disminución de la tala de árboles en el planeta.

Esta nueva propuesta sostenible que busca contribuir con el bienestar del planeta, tiene dos formas de fabricación:

Una de ellas, denominada ‘Compuestos de Madera y Plástico’ o Wood Plastic Composite (WPC), es un método que combina restos de madera, polímeros termoplásticos como el polietileno y ciertos residuos orgánicos que son mezclados, extruídos y posteriormente modelados mediante un proceso de inyección o extrusión. Este proceso permite aumentar la duración y reducir la humedad de la madera; sin embargo, su naturaleza orgánica degrada a este tipo de madera plástica exigiendo mayor cuidado.

Proceso de fabricación de madera plástica/ Fuente: HEATmx, S.A.
Proceso de fabricación de madera plástica/ Fuente: HEATmx, S.A.

Plastic Lumber o madera 100% plástica es el segundo proceso de fabricación que se obtiene al mezclar y triturar materiales termoplásticos y polímeros de alta y baja densidad. Posteriormente esta mezcla es sometida a grandes temperaturas en máquinas de termoformado, lo que facilita la adaptación del plástico a un molde determinado. Debido a su naturaleza puramente plástica, la resistencia de este material es mayor que la del método WPC.

La reutilización del plástico conjugado con la reducción de los índices de tala de árboles, son solo pocas de las ventajas que este nuevo material tiene para ofrecer. La madera plástica no es corrosiva ni inflamable, además es altamente resistente a los rayos ultravioleta, a la humedad y a diferentes condiciones climáticas. Factores que la convierten en un material deseado por su duración y resistencia.

Entre sus múltiples usos, la madera plástica se orienta hacia la industria mobiliaria y de construcción, considerando sus usos en el sector de la ganadería y la agricultura. La madera plástica se convierte en un material ideal para exteriores como es el caso de mobiliario urbano, cercas, muebles de jardín, puentes, entre otros. Adicionalmente, su aplicación se orienta también a mobiliario interno, así como al ámbito de la construcción, pues se han fabricado bases para construcción y se han propuesto modelos de casas.

Ecuador este nuevo insumo empieza su trayecto, su cabida en el mercado todavía da pequeños pasos en una industria que aún desconoce el material y sus ventajas. Por otro lado, en cuanto a su incursión en la edificación de inmuebles, queda pendiente que este material cumpla con las especificaciones establecidas por la Norma Ecuatoriana de Construcción (NEC) y ser calificada por el Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN).

Sin comentarios

Publicar comentario