Lusail, el estadio de la gran final

 
 
 
El desarrollo tecnológico de la nación árabe, sumado a una gran inversión económica, dará como resultado la construcción de espacios deportivos únicos, que se convertirán en valiosas joyas arquitectónicas futuristas.
 
 
Uno de los estadios más comentados –y esperados– es el de Lusail, que se construye en Doha. El centro deportivo, que tendrá una capacidad para 86.250 espectadores, será el escenario de la ceremonia de apertura y clausura de la Copa del Mundo, además de la sede de la final mundialista.
 
Según la firma Foster And Partners, grupo arquitectónico que está a cargo de la estructura, el estadio está diseñado para ser eficiente en el manejo de energía y capaz de mejorar sus condiciones climáticas internas. Esto evitará que el calor extremo catarí perjudique el espectáculo deportivo.
 
En el exterior, el estadio estará rodeado de espejos de agua, por lo que se construirán seis puentes que permitan el acceso desde una explanada hasta la estructura circular. El techo del estadio está diseñado para que parezca que ‘flota’ en el aire, gracias al apoyo de un anillo de columnas arqueadas.
 
La sección central del techo está diseñada para retraerse, teniendo así la posibilidad de jugar partidos a cielo abierto o cubierto. Los estacionamientos del coloso estarán sombreados por cubiertas solares, que producirán energía no solamente para el estadio, sino también para los edificios de sus alrededores.
 
El Lusail Stadium se situará en un nuevo centro de desarrollo, que se construye en el norte de Doha, capital de la nación catarí. El coloso estará conectado directamente con el resto de la ciudad, gracias a una carretera y a una nueva línea de metro.
 
 
 

 

 
No Comments

Post A Comment