Los ladrillos y sus colores

El color y la forma del ladrillo pueden influir en gran medida en la atmósfera que emana, ya que el ladrillo blanco puede generar diseños más minimalistas y el ladrillo rojizo tiende a sentirse más rústico y terroso.

El ladrillo es uno de los materiales más populares para los arquitectos que diseñan con una estética vintage o rústica, haciendo que la arquitectura se sienta más cálida y acogedora si están bien utilizados. Sin embargo, el color y la forma del ladrillo pueden influir en gran medida en la atmósfera que emana, ya que el ladrillo blanco puede generar diseños más minimalistas y el ladrillo rojizo tiende a sentirse más rústico y terroso. En este artículo, exploraremos algunos de los colores más populares del ladrillo, además de maneras de colorearlo artificialmente y proyectos recientes que incorporan efectivamente los ladrillos en fachadas o interiores.

➤ Ver también: ¡Otra vez! Regresan los ladrillos de vidrio

Al elegir el color de ladrillo, los arquitectos deben tener en cuenta la estética que esperan lograr y específicamente en fachadas, es recomendable analizar los colores y estilos de las estructuras circundantes. Los colores más populares del ladrillo incluyen rojo, blanco, café, naranja, gris o negro, con muchas variaciones de tonos entre ellos, así como una amplia variedad de estilos y dimensiones.

 

Rojo

El ladrillo rojo es el color más tradicional del ladrillo, y habitualmente se asocia con estilos más clásicos de arquitectura, como el estilo colonial en Estados Unidos. Por lo tanto, se puede usar para crear una estética vintage o tradicional, o para adaptar un nuevo edificio al carácter de un barrio antiguo.

 

 

 

Café / Marrón

Los ladrillos tostados, marrones y cafés son muy similares a los ladrillos rojos en su frecuencia y en sus modos de uso. Muchos ladrillos también pueden utilizarse en una combinación de rojo, tostado, marrón y café. Sin embargo, los ladrillos de estos tonos difieren de los ladrillos rojos ya que tienden a tener menos asociaciones históricas y mantienen, en cambio, una estética intemporal, terrosa y natural.

 

 

Blanco

El ladrillo blanco, que puede sentirse más limpio y moderno que el ladrillo rojo o café tradicional, es una opción habitual en tiendas, restaurantes y departamentos que buscan un aspecto elegante y vintage a la vez. Por ejemplo, la Cafetería Lucky Penny de Biasol: Design Studio genera un ambiente de inspiración escandinava a través de su combinación de muros de ladrillo blanco, pisos de madera, luces industriales y plantas. La Cocina de Junzi Kitchen logra una estética elegante a través de su combinación de muros de ladrillo blanco, azulejos de color menta y luces de neón rosadas.

 

Negro

Al igual que el ladrillo blanco, el ladrillo negro permite moldear un estilo elegante y moderno de diseño, utilizando el color monocromático para estimular experimentos con la forma y el contraste. El proyecto YA VSESVIT de Yakusha Design & Architecture Studio, ilustrado arriba, ejemplifica el efecto limpio y moderno del ladrillo más oscuro.

No Comments

Post A Comment