“Los constructores ecuatorianos buscan diferenciarse y traer mejores sistemas y plataformas de construcción”

Su aventura en Ecuador comenzó hace siete años, cuando asumió el reto de abrir las operaciones comerciales de Etex, en el país. Es ingeniero civil e industrial de profesión y durante 13 años ha laborado para este grupo de raíces belgas. Ser hijo de un militar y proceder de una familia numerosa -cinco hermanos marcó su vida. Siempre estuvo acostumbrado a viajar dentro de Chile (su país natal) y por América Latina. Sus padres le enseñaron que todo en la vida cuesta y ahora -el empresario- considera que los logros no son fruto de la suerte, sino de mucho esfuerzo y dedicación.

Después de pasar por distintas gerencias y operaciones dentro del grupo, le dieron la oportunidad de viajar a Ecuador para cumplir con un gran objetivo. Vieron al país como un mercado atractivo, que carecía de una operación local. Sus productos llegaban, únicamente, por medio de pocos clientes.

Todo comenzó, según Schneider, en 2014. El primer año no tuvieron oficinas y fue difícil conocer a clientes y trabajar desde la casa, a pesar del reconocimiento que acarrea la marca, al estar presente en más de 42 países, a nivel mundial. No obstante, encontraron un mercado dinámico que les permitió abrir bodegas en Quito y Guayaquil. Su facturación creció de manera sostenida y lograron posicionar marcas nuevas para la industria. Actualmente, importan el 100% de las ventas nacionales desde Colombia, Chile, Perú y otros países europeos. “La visión era abrir una operación comercial y una operación fabril a mediano plazo” explicó Schneider, pero la situación económica y social del país les hizo retrasar sus planes de crecimiento.

Mira la entrevista completa en nuestra revista digital interactiva.

No Comments

Post A Comment