Los 17 ODS como base de la “nueva” construcción

En 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París, enfocado en los ODS, inició la transformación para instaurar a la sostenibilidad como un hábito dentro de las prácticas de construcción.

El crecimiento de las ciudades tiene un gran impacto no solo en el medioambiente, sino en la calidad de vida de los habitantes. Muchos problemas, como la migración y la expansión desordenada, han puesto en evidencia la necesidad de crear estrategias territoriales sostenibles, donde la industria tiene un papel fundamental.

➤ Ver también: ¿Cómo lograr obras que sean sostenibles?

El ciclo de vida de las edificaciones y la economía circular empiezan a ser claves para el desarrollo, en conjunto con la producción y el consumo responsable.

Además, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible son relevantes para quienes forman parte del sector de la construcción porque existen nueve objetivos que deben ser abordados con urgencia, para tener un impacto directo en el progreso económico, social y ambiental.

Salud y bienestar:

Pasamos más del 90% de nuestro tiempo dentro de edificaciones y se debe garantizar que los materiales utilizados no sean tóxicos o contaminantes.

 

Energía asequible y no contaminante:

Fomentar el uso de energía renovable cada vez es más económico y sobre todo amigable con el medioambiente.

 

Trabajo decente y crecimiento económico:

El sector de la construcción es un gran generador de empleo e impulsor de la economía.

 

 

Industria, innovación e infraestructura:

El diseño de edificaciones sostenibles nos obliga a pensar de manera diferente y fomentar la disrupción en toda la cadena de valor.

 

Ciudades y comunidades sostenibles:

Hay que pensar a largo plazo, no solo en edificios sostenibles, sino en ciudades donde todos los sistemas estén fundamentados en este principio.

 

Producción y consumo responsable:

Las construcciones sostenibles usan principios circulares, donde los recursos son aprovechados de manera eficiente.

 

Acción por el clima:

La meta es producir menos cantidades de emisiones dañinas, lo que ayuda a combatir el cambio climático.

 

Vida de ecosistemas terrestres:

Es necesario que todas las construcciones respeten los ecosistemas nativos y sus especies.

 

 

Alianzas para lograr los objetivos:

Todos los actores del sector se deben unir para cumplir con estos lineamientos, esenciales para el planeta.

 

En colaboración con Isabel Uribe, líder corporativa de Desarrollo Sostenible de ACESCO.

No Comments

Post A Comment