Ladrillos termoeficientes: cómo funcionan y por qué se consolidan en la construcción

Pese a que muchas obras se encuentran frenadas por la cuarentena, el producto se renueva con líneas de vanguardia bajo normas de cuidado ambiental y perdurabilidad que permiten hasta 40% de ahorro energético. 

Expertos consultados por Infobae, coincidieron en destacar que una propiedad construida con ladrillos es considerada por el mercado como una inversión sólida, con una ecuación costo-beneficio muy positiva, porque no se deprecia con el paso del tiempo y logra el mejor valor de reventa a futuro. Es un material que permite la autoconstrucción y también se encuentra presente en las grandes obras, dada su condición de aislante térmico, acústico, resistente al fuego, no tóxico y perdurable.

La vida útil de una construcción con ladrillo hueco es de más de 100 años comprobados, conservando sus propiedades resistentes y sus cualidades estéticas, con un mantenimiento prácticamente nulo.

El ladrillo participa en el 90% de la edificación de viviendas | Foto: Infobae

Los ladrillos termoeficientes, estiman los expertos, que después del coronavirus, serán muy demandados y que acelerarán su uso por tener condiciones más amigables con el medio ambiente que el producto tradicional.

La resistencia mecánica de los ladrillos cerámicos huecos colabora en lo relativo con la seguridad, impidiendo el vandalismo, el paso de intrusos y el impacto de vehículos. Por otro lado, son resistentes al fuego, la arcilla que los conforma es un material no combustible, y, aún en un incendio, no son tóxicos y generan protección para los ocupantes de una vivienda.

Fuente: Infobae

No Comments

Post A Comment