Ladrillo reciclado promete una reducción del 90% de CO2

La creación de académicos de la Universidad Heriot-Watt en Edimburgo, K-Briq, fue reconocida por los jueces de la competencia como una “contribución importante a la construcción sostenible en todo el mundo” y “un potencial cambio de juego”.

Hasta el 90% de los componentes del K-Briq provienen de los desechos de la obra y el proceso de producción -sin cocer- toma de dos a tres minutos, en contraposición a las 40 horas de los ladrillos cocidos tradicionales. También, se ha demostrado que el proceso reduce las emisiones de CO2 en un 90%.

La empresa Kenoteq ha establecido un proceso de producción con el objetivo de fabricar hasta tres millones de K-Briq para finales del año. Mientras tanto, un proyecto insignia para 2021, el nuevo Pabellón Serpentine en Londres, estará listo para usar los nuevos ladrillos en su construcción.

“Nos propusimos crear un producto de construcción que pudiera incorporar la sostenibilidad en el corazón de la industria de la construcción. A nivel mundial, esta representa el 39% de las emisiones totales de CO2 del mundo, por lo que abordar este desafío tendrá un gran impacto en la sostenibilidad del sector” señaló la profesora Gabriela Medero, líder del proyecto universitario.

Texto e imagen tomados de CLA.

No Comments

Post A Comment