Casa/ Fuente: 123RF

La política de gestión habitacional, ¿coherente con la grave crisis económica del país?

Casa/ Fuente: 123RF

Gran despliegue periodístico mereció la propuesta del Biess de colocar, a disponibilidad de sus clientes, USD 500 millones en créditos hipotecarios bajo nuevas condiciones de financiamiento, para dar “las facilidades que tienen el propósito de que más personas accedan a una vivienda propia y con ello reactivar a la construcción”. Esta oferta fue acogida con el beneplácito de la mayoría de sus potenciales beneficiarios, sin embargo, y a efecto de analizar si se logrará viabilizar el objetivo señalado con sus propuestas operativas, es necesario realizar las lecturas correspondientes circunscritas en el entorno actual de estancamiento económico del país y sus efectos sociales que se están percibiendo con gran preocupación.

Iniciemos este análisis bajo las siguientes precisiones. ¿estos créditos reactivarán efectivamente el sector de la construcción? Bajo la escuela del pensamiento económico debemos considerar que un financiamiento dirigido, exclusivamente, a la adquisición de viviendas terminadas o usadas en un mercado inmobiliario con una amplia oferta, pero sin demanda efectiva, difícilmente se logrará obtener el objetivo trazado. La reactivación del sector requerirá de nuevas inversiones dirigidas a crear y administrar una nueva generación de proyectos y programas eficientes y equitativos de vivienda, que dinamicen los mercados inmobiliarios y, por ende, potencialicen el débil crecimiento de la economía y sus efectos en la desocupación de la PEA que por hoy muestran signos de gran preocupación.

En las circunstancias descritas la prioridad gubernamental debe direccionarse a incentivar nuevos procesos de producción habitacional para generar nuevas fuentes de trabajo más aún en un escenario que indica que “este año, el próximo y en 2021 el crecimiento económico será anémico”. Frente a este panorama desalentador, el Gobierno debe manejar los procesos de gestión habitacional con una visión de largo alcance, para lograr que la construcción inmobiliaria aporte al crecimiento económico del país de una manera eficiente, eficaz y sostenida a través de una estratégica técnica-política que posibilite reestructurar el actual modelo de gestión habitacional, por hoy dependiente del gasto público, hacia uno facilitador que incentive la ampliación de nuevos y diversificados mercados inmobiliarios a través de la intervención activa de los actores clave del sector.

Sin embargo, considerando que el giro de timón planteado no podrá instrumentar los correctivos expuestos de la noche a la mañana, bajo la visión de la escuela pragmática, la propuesta gubernamental de inyectar recursos financieros para remover la alicaída economía del país, posibilitará paliar los espinosos efectos sociales que estamos observando sin hacer nada para minimizarlos y, adicionalmente, por efecto demostración, el MIDUVI contará con lineamientos básicos que han sido adecuadamente propuestos por el Biess, que los podrá utilizar en la definición de una política de financiamiento habitacional dirigida a viabilizar la dinamización de los mercados inmobiliarios del país.

Describo los principales:

  • El desafío del MIDUVI es asumir la responsabilidad de dirigir el sector habitacional en su totalidad, como un sector económico clave y comprometido con una estrategia facilitadora. La propuesta del Biess de apoyar la producción de unidades habitacionales de costos de hasta USD 460.000 es apropiada y demuestra la necesidad de ampliar el campo de apoyo a proyectos por ahora no considerados de responsabilidad gubernamental. Además, de esta manera funcionará adecuadamente la relación “a mayor costo de la vivienda, mayor generación de empleo y de beneficios para los sectores de servicios y comerciales vinculados a la construcción”.

  • Otro de sus desafíos por hoy, es posibilitar que la nueva generación de programas habitacionales sea concebida con principios de eficiencia y equidad para solventar las demandas de los diferentes estratos económicos de la población. El Biess a través de la instrumentación de tasas de interés diferenciadas y escalonadas directamente proporcional a los costos de las viviendas elegibles, demuestra que es posible y necesario instrumentar esta política para hacer eficientes a los procesos de gestión habitacional. 

  • El sector bancario del país históricamente ha demostrado su reticencia a instrumentar préstamos hipotecarios con tasas de interés diferenciadas / escalonadas y en las condiciones establecidas por el Biess. Siendo estas un componente clave de una política eficiente de financiamiento habitacional, las propuestas analizadas alertarán a la banca privada en la necesidad de revisar sus condiciones para el financiamiento productivo, que por ahora no son eficaces ni socialmente equitativas. De instrumentarse estos lineamientos en la política de financiamiento habitacional, se logrará optimizar la oferta crediticia y por efecto, el desarrollo de proyectos y programas productivos que beneficiarán a un país donde la pobreza está estancada.

Resumiendo, el cambio del modelo de gestión habitacional sujeto exclusivamente al gasto público hacia uno dependiente a su producción con el aporte de todos sus actores, es el único camino que posibilitará cambiar el rumbo económico y social del país.

Fuente: Arq. Roberto Carrión

Fotografía: 123RF

No Comments

Post A Comment