La infraestructura vial y de transporte ha experimentado grandes transformaciones en la última década

 

En la administración actual, la inversión en red vial estatal ha sido seis veces mayor que la registrada en los tres últimos gobiernos juntos: USD 9.368 millones desde el 2007 a octubre del 2016. De los 9.790 kilómetros que tiene la Red Vial Estatal, 9.203 kilómetros se encuentran en buenas condiciones, según informó el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en agosto pasado.

 

Los tres gobiernos que antecedieron a Rafael Correa -Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez y Alfredo Palacio- invirtieron USD 1.500 millones. La reactivación de 8.600 kilómetros de la red vial ha permitido la movilidad humana, y de bienes y servicios sin antecedentes en la historia del país. Se suman otras carreteras que no son competencia del Gobierno central, pero que también fueron atendidas.

 

Queda pendiente un 5% de carreteras. El resto cumple con los estándares de calidad y seguridad, logro reconocido internacionalmente. La conectividad es prioritaria para el desarrollo, y en ese contexto las carreteras fueron complementadas con la construcción de puentes emblemáticos, entre ellos Los Caras, en Bahía; el de la Unidad Nacional; conjunto de puentes sobre el Estuario del río Esmeraldas; sobre el río Napo; atirantado sobre el río Aguarico; Humberto Alvarado, en la provincia de Los Ríos, entre otros.

 

Esta inversión cambió la vida de miles de personas y dinamizó la economía de los ecuatorianos. Una de las obras represadas por gobiernos anteriores es el puente de Los Caras, que permitió el acceso por vía terrestre de Bahía a San Vicente, dejando a un lado las antiguas gabarras. Esa obra fue vital luego del terremoto de abril de 2016 porque permitió salvar miles de vidas.

 

Luego de 10 años de inversiones en vialidad y en otros sectores, el país es atractivo para el inversionista. Una muestra: las concesiones de los puertos de Manta, Posorja y Puerto Bolívar, con sus USD 2.100 millones, que provienen de transnacionales de Turquía, Chile y Dubái. Antes de concretar la inversión, el Gobierno repotenció las instalaciones existentes, lo que significó USD 400 millones en el reforzamiento de la red fluvial. Así el Ecuador es el segundo país con mayor inversión aeroportuaria en Latinoamérica.

 

Se intervinieron también 10 aeropuertos, con sistemas de navegación aérea e infraestructura, y se construyeron dos aeropuertos. Entre el 2007 y el 2015 se gastó USD 357 millones en la renovación de la Red Nacional de Aeropuertos.

 

Antonio Naranjo, un arquitecto que regresó de Estados Unidos después de hacer una maestría en Sustentabilidad, emprendió un proyecto de gran relevancia para Quito.

 

Fuente: Diario El Telégrafo

 

No Comments

Post A Comment