La importancia de la seguridad laboral en el sector

Cuando hay mano de obra, existen factores de riesgo y cada año mueren 2.78 millones de personas por accidentes laborales y 374 millones sufren de lesiones no mortales a nivel mundial.

➤ Ver también: La importancia de la impresión 3D en el sector de la construcción

Estas circunstancias, que se reducen a una falta de planeación y conciencia, tienen como resultado costos económicos equivalentes al 3,94 % del producto interno bruto mundial. 

Si la prevención de riesgos laborales se tuviese que reducir a una frase, esta sería: crear conciencia. Porque no se busca cumplir con una normativa y tampoco se trata de poner cascos sobre los trabajadores para satisfacer a un cliente. La idea es replantear las relaciones de trabajo y la misma relación de las personas con su labor diaria. La capacitación es una tarea pedagógica y pragmática, se debe aterrizar la teoría en un quehacer, para que así todos entiendan, velen por su seguridad y por la del prójimo. 

Por ejemplo, en México se producen más de 400 accidentes al año. El 70% de estos son amputaciones. Estas circunstancias exigen mayor atención, sobre todo cuando se pueden cuantificar los riesgos y así reducirlos. Desde el peso de un costal, hasta la carga eléctrica de un aparato, se pueden medir.

Por otro lado, el cuerpo humano tiene ciertas condiciones que no pueden sobrepasarse sin provocar daños. Es con el uso de datos cuantificables y un análisis atinado de estos que las cifras alarmantes de fallecidos y las vidas arruinadas se pueden minimizar, incluso erradicar. Si una columna vertebral resiste 30 kilogramos y el costal pesa 40, la solución es obvia.

Otra metodología usada en materia de seguridad es el esquema GEMA: Gente, Equipo, Material y Ambiente. Esta sirve para categorizar todos los posibles siniestros, ya que los factores más insospechados cómo los rayos del sol o el peso de una persona entran en juego. Asimismo, en una excavación no se puede decir que el nivel de riesgo es cero por estar sobre roca estable. Es imposible, se deben considerar vibraciones, condiciones climáticas, tiempo de exposición, tipo de subsuelo y más.

En contra de las creencias populares que adjudican los accidentes al azar. Pueden ser errores al laborar por debajo de los estándares correctos, fallas operativas o la misma omisión de responsabilidades. Los protocolos y la conducta profesional deben dar un giro a la mano de obra. 

Expertos creen que el núcleo del problema se encuentra en la caducidad programada de los empleados. La relación de las empresas con sus trabajadores es tan impersonal y desentendida que la gente no se compromete. Esto no solo merma la productividad y nubla el ambiente de trabajo, sino que puede costar vidas. Por ello, nunca se debe dejar el factor humano de lado, ni en el trabajo ni en ningún otro lugar. 

En Chile, por ejemplo, los inspectores de seguridad tienen una labor tan crucial que su firma determina el porvenir de la obra. Se les da un peso social y legal a estos expertos, mismos que deben cursar carreras especializadas para así garantizar salud a los trabajadores. 

Texto original tomado de Inmobiliare.

No Comments

Post A Comment