La construcción de la fase dos del Metro de Quito se firma hoy

 

La construcción de la fase dos del Metro de Quito (que incluye un túnel de 22 kilómetros y 13 estaciones) se concretará 39 meses después de que se terminaran los estudios definitivos.

 

La documentación con el trazado de la primera línea del Metro fue presentada en agosto del 2012. Luego de todo este tiempo, la Empresa Metro de Quito y el consorcio Odebrecht-Acciona suscribirán el contrato para ejecutar esta trascendental obra.

 

El acto se rea­liza hoy, 26 de noviembre, en el Centro Cultural Itchimbía. Luego de la adjudicación de la obra, el pasado 27 de octubre, las partes (Municipio y Consorcio) tenían 60 días para formalizar el contrato; sin embargo, esta firma se realizará antes, enfatizó el alcalde Mauricio Rodas.

 

Durante la actual administración, Rodas recordó que se presentaron inconvenientes. Uno de los principales fue la brecha financiera.

 

En julio del 2014, cuando se abrieron las ofertas económicas de los cuatro consorcios autorizados, se identificó que había una diferencia en el precio referencial. El Metro pasó de costar USD 1.500 millones a 2.009,8 millones, tomando como referencia la propuesta más asequible que correspondía a Odebrecht-Acciona.

 

Para solventar esta dificultad, la actual administración planteó una propuesta para solicitar más recursos económicos al Gobierno Central, pero no fue aceptada. El Metro es un proyecto estratégico, que será costeado por el Municipio de Quito y Gobierno Central.

 

Ante la negativa, se negoció con el consorcio ganador la posibilidad de reducir los costos. En el Cabildo se analizó la capacidad financiera y se pidió el aval soberano al Gobierno Central, para adquirir un crédito extra por USD 440 millones.

 

El pronunciamiento de la Contraloría General sobre la factibilidad para contratar con Odebrecht, debido al escándalo de corrupción en el que estaría involucrada la firma matriz en Brasil, y al informe de Metro París, sobre la sostenibilidad del costo de los pasajes, fueron otros insumos solicitados para dar luz verde al proyecto.

 

Las características de esta obra de infraestructura, considerada la más importante de la urbe, demandaba -según Rodas- una decisión “responsable”. En todo el Metro se invertirán USD 2.009,8 millones. La fase dos ascenderá a 1.538 millones.

 

Para el edil Carlos Páez, coordinador del bloque Alianza País y exsecretario de Movilidad de la anterior administración municipal, en el proceso de contratación del Metro “se ha perdido mucho tiempo”.

 

El cambio en la administración municipal, de Augusto Barrera (Alianza País) a Mauricio Rodas (SUMA-Vive) fue otro elemento que dio lugar a las demoras en el proceso de contratación de la fase dos del Metro, sostuvo Édgar Jácome, exgerente de la Empresa Metro de Quito. “Este es un proyecto complejo. Para trabajar en este se debió primero entenderlo”.

 

Por su parte, Sergio Garnica, concejal independiente e integrante del Directorio de la Empresa Metro de Quito, mencionó que si no se hubiesen presentando inconsistencias en el precio durante este proceso, la obra ya se estaría ejecutando. Ahora, en esta nueva etapa del proyecto, Garnica mencionó que las autoridades deben velar para que se cumplan los plazos y no se hagan ajustes innecesarios al costo final. El bloque afín al Alcalde ha señalado, por más de una vez, los beneficios para la ciudad.

 

El Metro de Quito se ejecutará en 42 meses, incluidos seis de prueba. Las obras están previstas que se inicien una vez que el consorcio cuente con un anticipo de USD 261,46 millones. En función de estos plazos, este medio de transporte podría operar en junio del 2019. La ruta empezará en Quitumbe, en el sur, y terminará en El Labrador, en el norte.

 

Una vez que se firme el contrato, el consorcio deberá contratar personal, maquinaria, materiales. La ejecución de esta obra dinamizará la economía. Se generarán alrededor de 20.000 empleos entre directos e indirectos e incidirá en el crecimiento urbano.

 

Entre los perfiles de profesionales que tendrán la oportunidad de involucrarse en el proyecto están: albañiles, operadores de tuneladoras, ingenieros civiles, electrónicos, especialistas en seguridad industrial, entre otros. Serán alrededor de 36 profesiones vinculadas con este proyecto. 

 

Artículo originalmente publicado por: El Comercio

No Comments

Post A Comment