La caña y materiales mixtos dan forma a 1.422 nuevas viviendas

 
 

Las primeras viviendas, que se construyen para los damnificados del terremoto del 16 de abril, toman forma en ocho zonas de las provincias de Manabí y Esmeraldas. Estas casas son parte de los 18 proyectos que el Gobierno prevé entregar como parte del programa de reconstrucción. También están incluidas soluciones habitacionales para Los Ríos y Santo Domingo.

 

En Pedernales, Coaque, Jama, Chone y Bahía de Caráquez ya hay viviendas terminadas y otras en construcción. Las edificaciones se ajustan a los criterios de sismorresistencia, salinidad y temperatura de la Costa, según los constructores.

 

Dos empresas contratadas por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), para los trabajos en Manabí, siguen un pedido del Gobierno para que sean casas que ayuden a contener futuros eventos sísmicos. La idea es que no se repita la experiencia del terremoto, cuando miles de viviendas se perdieron por la mala práctica constructiva, comenta Eduardo Palma, delegado del Comité de Reconstrucción en el cantón de Pedernales.

 

En las nuevas estructuras se emplean materiales como la caña guadúa y otros que se usan en metodologías constructivas de Estados Unidos. En total son 1.422 soluciones habitacionales que, en este momento, se edifican en Manabí y Esmeraldas, aunque el Comité de Reconstrucción espera entregar 7.026 hasta que finalice este Gobierno.

 

Las constructoras Rivera y Century Steel señalaron que, entre noviembre y abril del 2017, aspiran entregar 700 casas en Manabí. Todas estas construcciones se financian con los incentivos económicos que el Estado entrega a los afectados.

 

Las de guadúa, por ejemplo, están compuestas en un 80% por ese material y el 20% de cemento y estructura metálica. Son de dos pisos y de 50 m² de construcción.

 

Luis Rivera, de Constructora Rivera, explica que esta infraestructura se caracteriza por mantener el ambiente fresco y su durabilidad. Bajo una temperatura de 29 grados, el viento fluye internamente con normalidad, gracias a los espacios que hay entre las vigas y los paneles de latillas exteriores. Se les calcula un tiempo de vida útil de 30 a 50 años.

 

 

250 casas de este tipo de material se entregarán a las familias del sector La Chorrera, en el cantón Pedernales. El Estado limpia un área de 20.000 m2 para empezar a construir el conjunto, que se proyecta concluirlo en ocho meses. En este momento hay una casa modelo donde funciona la Unidad de Policía Comunitaria.

 

La Constructora Century Steel tiene a su cargo la edificación de 480 viviendas, de 40 m², bajo la metodología ‘light steel frame’. Se trata de un modelo nuevo en el país, de alta resistencia, poco peso y gran facilidad para su montaje.

 

Roberto Valencia, delegado de esta firma, explica que es una procedimiento de construcción originario de Estados Unidos. Es de un solo cuerpo, que se asemeja a una jaula y en un eventual terremoto se movería en un solo sentido. Además, lleva un andamio interno metálico galvanizado, que evita la humedad.

 

El armazón se sujeta con pernos y la mampostería lleva planchas compactas de cemento, sílice y fibra natural. Esto facilita el montaje, que se realiza en cinco días. Valencia agrega que el peso de estas viviendas puede llegar a una tonelada, mientras que el de construcción mixta puede triplicar ese peso.

 

Las viviendas ‘light steel frame’ tienen una garantía de 60 años y se entregarán para las familias de Chone, Bahía de Caráquez y Jama (El Matal).

 

En Esmeraldas, 692 viviendas están montaje para los cantones Esmeraldas, Muisne y Quinindé. Las firmas Cofie, Centuri, Ideal Alambrec y Mapreco, a cargo de estos trabajos, contrataron a 50 profesionales para este proceso.

 

Liliana Sabando, directora del Miduvi en esa provincia, dijo que en el caso de Muisne -el cantón más afectado- no se construirán nuevas casas, debido a que esa zona fue declarada de alto riesgo. Los nuevos inmuebles se levantan en el sitio de Bunche.

 

Fuente: El Comercio

No Comments

Post A Comment