Juan Carlos Palacios: Director Ejecutivo COMAFORS

“Nuestro clúster tiene que ver con incluir en las construcciones elementos de madera tomando en cuenta las ventajas de este material que es cálido, es amigable con el ambiente y es renovable”.

 

El Municipio de Quito ha planteado como objetivo posicionar a Quito entre las 10 ciudades más competitivas, sostenibles e inclusivas de la región en 2019. En este marco la Secretaría de Desarrollo Productivo y Competitividad del Municipio de Quito y la Corporación de Manejo Forestal Sustentable (COMAFORS), a través de la plataforma PROMADERA, están desarrollando el estudio de “Clúster de productos forestales para la industria de la construcción sostenible en el DMQ” que tienen como objetivo  generar un mayor conocimiento hacia la industria de productos forestales para la construcción sostenible, potenciando de esta manera al sector y creando la posibilidad de crecimiento económico, social y mejoramiento ambiental en el país. Juan Carlos Palacios, Director Ejecutivo de COMAFORS, explica las ventajas de incluir productos de madera para promover las construcciones sustentables.

 

¿En qué consiste el estudio de clúster de productos forestales para la industria de la construcción sostenible en Quito?

 

Conjuntamente con el Distrito Metropolitano de Quito y otras instituciones públicas, queremos reunir a todos los actores del sector construcción con los fabricantes de productos de madera para que provean conocimientos que les permitan a los constructores efectuar edificios sostenibles que se están desarrollando en el distrito y en el Ecuador.

 

Nuestro clúster tiene que ver con incluir en las construcciones elementos de madera tomando en cuenta las ventajas de este material cálido, amigable con el ambiente y renovable. Por ejemplo, cuando uno tiene un bosque, éste se convierte en una verdadera aspiradora del CO2 producido por las ciudades. Este CO2 se deposita en los troncos de estas plantaciones forestales y luego esta madera, que es el CO2, se aprovecha en mesas, sillas, entre otros artículos. Todo esto es un banco de carbono y será ideal si empezamos a construir edificios completos de carbono o madera. Al final, lo que estamos haciendo es liberar el espacio de plantación, volver a sembrar árboles que succionen el CO2 y ponerlos y utilizarlos dentro de las grandes edificaciones.

 

Por tanto, estamos proponiendo nuevos sistemas para el encofrado de edificios en la construcción y en la parte del diseño, también queremos sustituir las paredes interiores de bloque por paneles conformados de tableros de madera que son mucho más livianos y por ende, más seguros. En este sentido, ya existe muchísimo interés por parte de los constructores, más aún desde que se implantó la normativa municipal 172 que genera incentivos para la construcción sostenible.

 

¿Qué factores frenaron la utilización de productos de madera en la construcción en el país?

 

Hace 80 años el 60% de elementos de una construcción eran de madera. Actualmente, y según los estudios que hemos hecho con el Ministerio de Industrias, el uso de la madera representa un 6% dentro de los materiales de construcción. Lo que hemos hecho es analizar cuáles los factores que han incidido en la disminución de su uso y hemos visto que tienen que ver con varios paradigmas que se tenían sobre la madera.

 

Uno de los paradigmas es que si se utiliza madera se está deforestando.  Paradigma que lo contrarrestamos completamente porque la madera que se utiliza en la construcción, y lo que estamos fomentando en este momento, es madera que proviene de plantaciones o de manejo forestal sustentable.

 

El segundo paradigma es que la madera no es un material seguro en caso de incendio. También está totalmente rebatido porque la madera, pasa por un procesamiento previo antes de colocarla en una construcción.

 

El tercer paradigma es el mantenimiento constante que tiene mucha relación con el tratamiento de la madera desde el inicio. Y el cuarto, y en el que más estamos trabajando, es que la madera es un elemento que viene muy burdo y lo que nosotros estamos promoviendo es justamente productos de madera de ingeniería para las construcciones. Un ejemplo son los tableros hechos de madera, pisos que tienen diferentes capas y composiciones diversas. Otros tipos de elementos que estamos promoviendo son la fabricación y la utilización de vigas laminadas que son producto de la unión de muchas partes de madera que pueden llegar a medir hasta 120 o 130 metros de largo. Ese tipo de elementos, que son una nueva generación de productos de madera para ingeniería, son los que en este momento se están promocionando dentro de este estudio.

 

¿Cuál es la posición competitiva del sector maderero actualmente?

 

Ecuador tiene en este momento alrededor de 200.000 hectáreas de nuevas plantaciones forestales comerciales, eso nos provee del 80% de la materia prima que utiliza el país. Al tener la materia prima aquí, sumado a una industria grande de tableros que son muy competitivos, obviamente hemos conseguido ser líderes en cierto tipo de productos en países como Perú y Colombia.

 

Si bien es cierto el Ecuador no tiene las condiciones de competitividad que quisiéramos, las empresas medianas de fabricación de muebles se han logrado reinventar y hoy se están consolidándose grupos interesantes que actualmente compiten perfectamente con productos importados.

 

Tenemos también otro segmento artesanal que tiene muchas destrezas generacionales y eso ha permitido que este colectivo de artesanos se mantenga en el mercado, justamente por la calidad de sus productos. Ahora, no somos competitivos en cierto tipo de muebles que se importan de países como China, Colombia, Brasil, que no tienen la calidad que tiene el mueble hecho por el artesano ecuatoriano, pero sus bajos costos los vuelven competitivos. Sin embargo, haciendo una valoración de todos los componentes que tienen que ver con la competitividad, podemos decir que el Ecuador, ya desde la parte forestal y desde la parte primaria de transformación, se está convirtiendo en un país relevante.

 

¿Cómo contribuye el sector de la transformación de la madera al desarrollo del Ecuador?

 

El Ecuador ha subido de 1.67% del PIB que teníamos aproximadamente en el año 2013 al 2.7% del PIB actualmente. Hecho que ocurre por un esfuerzo del sector privado para poder desarrollar estas plantaciones sustentables para que se conviertan en productos industriales, en una parte, y otra, que se los exporte como materia prima. Esto demuestra la capacidad que tenemos como país para poder generar plantaciones forestales y luego transformarlas en productos terminados.

 

En el sector se generan alrededor de 230.000 puestos de trabajo directos e indirectos. Además, en este momento, Ecuador ya exporta sobre los 350 millones de dólares en productos forestales. Hemos tenido un crecimiento relevante porque obviamente ha habido una tecnificación de la industria y también porque existe una importante cosecha de maderas duras plantadas, todo de plantaciones forestales, que se están exportando.

 

¿Cómo beneficia el clúster de productos forestales al proyecto del Municipio de Quito que busca ubicar a la ciudad entre las 10 ciudades más competitivas, sostenibles e inclusivas de la región en 2019?

 

En el exterior existe una tendencia importante de generar ciudades sostenibles a través de construcciones que implementan elementos que incluyen un concepto de sostenibilidad, bajo esta premisa la madera tiene un espacio muy relevante, y no sólo la madera sino todos los productos forestales para la construcción.  

A nivel nacional, el Gobierno está tratando de generar 225.000 viviendas en el país. Gran porcentaje de esas son viviendas rurales y es absurdo pensar que debemos llevar piedras, adoquines, ladrillos y cemento hacia la ruralidad cuando podemos utilizar elementos de madera.

 

 

No Comments

Post A Comment