Inteligencia emocional para albañiles: empleo juvenil en la construcción

La nigeriana Oare Ehiemua emprendió un proyecto para ofrecer formación gratuita y de alta calidad a albañiles, fontaneros, electricistas y carpinteros; y facilitar su colocación en el mercado laboral mediante acuerdos con constructoras y una bolsa de empleo.

➤ Ver también: El cambio climático, clave en las nuevas construcciones

La iniciativa ya ha formado a más de 700 jóvenes, un 10 % de ellos mujeres, y ha alcanzado un 85 % de colocación. A continuación, presentamos una entrevista realizada por El País para entender cómo se pueden replicar estas iniciativas en Ecuador.

El sector de construcción en Nigeria apenas emplea a jóvenes locales, a pesar de las elevadas tasas de paro. ¿Qué está fallando?

El problema empieza por la educación. En Nigeria, cada año salen unos 180.000 graduados de 373 centros de formación profesional, pero la mayoría de estas escuelas tienen un equipamiento y profesorado pésimo y están desconectados de la red empresarial.

¿Y por parte de las empresas?

Las constructoras carecen de buenas estrategias para captar talento local. Muchas veces, los capataces se limitan a reclutar a las personas que merodean en torno de la obra buscando trabajo. A menudo acaban empleando a personas de otros países africanos, e incluso de otros continentes, por una cuestión de precio o de calidad. El sector paga poco, de modo que tampoco resulta demasiado atractivo.

¿Qué le ha sorprendido en su trabajo con alumnos de la OPL Academy?

Cuando empecé, muchos se preguntaban qué sería de una mujer joven tratando con hombres considerados peligrosos, en la base de la pirámide social. En realidad, son personas con hambre de aprender y progresar. En Nigeria, las oportunidades dependen de tu red de contactos y ellos no tienen ninguno. En la academia experimentan, por primera vez, un sistema meritocrático: a mejor desempeño, más oportunidades. Esto es transformador.

¿Qué hay de las brechas económicas y de género?

Un 10 % de nuestros los alumnos ya son mujeres, frente a la media del 2 % en el sector, y las personas que consiguieron un empleo ganan el doble del salario mínimo en Nigeria. Es un buen comienzo.

Su formación abierta tiene cursos sobre comunicación, pensamiento crítico y manejo de dilemas éticos. ¿Qué tiene que ver esto con la construcción?

Al principio, preguntamos a 50 directores de empresa cuáles eran los principales retos que enfrentan en el trabajo con los operarios. Las respuestas se iban repitiendo: no entienden lo que se les pide, no siguen instrucciones, no logran resolver problemas o imprevistos de forma efectiva, toman atajos… Diseñamos los cursos basándonos en esta información y, hoy en día, el de inteligencia emocional es de los que más éxito tiene.

¿Inteligencia emocional?

Muchos de nuestros alumnos comprenden, por primera vez, que pueden gestionar el estrés y controlar sus emociones en el entorno de trabajo, sobre todo en un ambiente de tanta presión como es una obra. Esto les hace mejores profesionales. Además, abordamos la problemática del consumo de drogas, que es habitual en este colectivo.

¿Cuál es su visión para el futuro de OPL Academy?

Formar a 20.000 personas en los próximos cinco años en todo el país: educando a formadores, impartiendo cursos en línea y aliándonos con socios que puedan impartir clases desde sus entidades. Ahora, nos financiamos a través de capital semilla y donaciones de fundaciones nigerianas, entre otros medios, pero ya estamos buscando nuevas fuentes de financiación para seguir creciendo.

Texto original tomado de El País.

No Comments

Post A Comment