Infraestructura inteligente beneficia a hogares de menos recursos

¿Cuales son los beneficios por la transformación de infraestructura en América Latina y el Caribe? Un nuevo estudio del BID revela que la inversión en infraestructura inteligente beneficia en particular a los hogares de menos recursos.

Por: Malka Mekler

En un nuevo informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se representa el rumbo de una gran transformación de la infraestructura en América Latina y el Caribe por medio avances en eficiencia, uso de tecnologías digitales y un cambio de enfoque hacia la calidad y la accesibilidad a los servicios al consumidor en lugar de las estructuras.

➤ Ver también: LeParc ampliará sus servicios e infraestructura

Por medio de un incremento en la digitalización y otras acciones se puede ver un aumento en la eficiencia de los servicios, con esto se puede impulsar el crecimiento en 5,7 puntos porcentuales durante un período de 10 años. En el caso de América Latina y el Caribe, eso representaría alrededor de US$325.000 millones en ingresos adicionales durante ese decenio.

 

Las mejoras en la infraestructura reducirán las desigualdades y favorecerá a las poblaciones vulnerables, las cuales se han visto específicamente afectadas por la pandemia de covid-19.

 

Tomando en cuenta el aumento en la eficiencia en los servicios y la caída en los precios, los ingresos de los sectores más pobres se elevarían un 28% más.

 

De estructuras a servicios:

El Camino a una Mejor Infraestructura en América Latina y el Caribe forma parte de la serie de estudio insignia Desarrollo en las Américas y resultado de largos años de investigación sobre las últimas tendencias en los sectores de agua, energía y transporte, pero sobre todo como estas pueden ser adoptadas por los países de América Latina y el Caribe.

Dicha región carece de profundas brecha en infraestructura frente a las economìas más desarrolladas. Es por esto que en América Latina y el Caribe se ha invertido un 2,8% de su PIB en infraestructura durante la última década, la mitad que los países emergentes de Asia.

No Comments

Post A Comment