Inconvenientes por la construcción de Tranvía en Cuenca

Propietarios de locales comerciales –como hoteles, hostales, restaurantes, almacenes de ropa y calzado, joyerías y de otros negocios– interrumpieron ayer el tráfico vehicular, por más de una hora, en la esquina de las calles Gran Colombia y Luis Cordero. Esto para impedir que se inicien las obras de construcción del tranvía en este tramo.

 

El argumento de los protestantes fue que en los meses de noviembre y diciembre se incrementa la actividad comercial y turística en el Centro Histórico de Cuenca y que, por tanto, abrir un nuevo frente para la construcción del tranvía sería perjudicial para ellos.

 

Antonio Carvallo y Xavier Peralta, dueños de negocios en este tramo, presentaron una carpeta con más de 200 firmas, que respaldarían una comunicación con el pedido oficial de que los trabajos del tranvía comiencen en enero, mientras se terminan las obras en otros frentes de la Gran Colombia.

 

“No tenemos respuesta. Gerard Fernández (director del proyecto Tranvía de los Cuatro Ríos) ni siquiera recibió este documento. Esperamos que algún funcionario nos escuche y nos dé una salida”, dijo Patricio Faicán, dueño de una joyería.

 

De ahí, Romeo Moncayo, coordinador de la Unidad Técnica del tranvía, se reunió en un restaurante del sector y por más de una hora explicó que retrasar los trabajos en uno de los frentes sería perjudicial para la ciudad. “No solo porque en el contrato existe un cronograma específico, también porque se debe cumplir económicamente con los contratistas”, dijo.

 

Al final se llegó a un acuerdo. Moncayo ofreció negociar con los constructores para pedirles que usen una metodología que reduzca el tiempo de ejecución en cada frente, que al momento es de cuatro meses y medio.

 

El funcionario y los protestantes se volverán a reunir este viernes para definir la fecha en la que se comenzará a trabajar en este nuevo frente y cuándo se terminarían las obras. 

 

Fuente: El Universo

 
No Comments

Post A Comment