Ideas para convertir tus paredes en una galería de arte

Suzette Avellan, diseñadora de interiores de Tempo Design nos brinda cuatro recomendaciones claves para escoger y colocar los cuadros correctamente. 

Estilo y personalidad

En el mercado están disponibles cuadros de diferentes diseños y estilos, sin embargo, es necesario impregnar de tu propia personalidad para lograr una sinergia en cada habitación.

Con el pasar del tiempo, el arte minimalista es el protagonista de los hogares. Quedaron atrás los cuadros de paisajes, barcos y campos de flores; ahora los modernos lienzos de figuras geométricas, arte abstracto o conceptos sencillos dan la oportunidad de jugar con las piezas y el diseño de la casa. 
Definir los espacios 

Los cuadros son elementos decorativos de realce, pueden ser colocados en casi cualquier habitación o ambiente. Sin embargo, lo más recomendable es colocarlos en áreas de trabajo, en salas de estar y pasillos para equilibrar de manera general la gama de color de las áreas adyacentes. Por ejemplo, si una sala tiene muebles de color verde podemos usar una secuencia visual desde el pasillo o recibidor, en donde las paredes pueden contener una historia con cuadros en diferentes tonalidades de verde.

Elección

A la hora de seleccionar es importante realizarse tres preguntas claves:
¿Para quién es? La respuesta dependerá de la selección a criterio o gusto del dueño del ambiente.
¿Dónde se va a colocar? Esto nos ayuda a verificar las dimensiones del o los cuadros a elegir. 

¿Qué se quiere transmitir? De esto dependerá la temática o importancia que se le quiere dar al espacio.

Tamaño

Los cuadros como accesorios de decoración son de gran aporte para transmitir la personalidad de los habitantes de la casa y pretenden elevar la percepción de los sentidos de las visitas. 

En cuanto a las medidas, no hay ninguna regla específica. Se puede usar un maxi-cuadro que cubra prácticamente toda la pared o varios cuadros de diferentes tamaños colocados de forma aleatoria.

Lo importante es que el concepto esté estudiado para lograr un efecto determinado. De esta manera, si se quiere lograr una armonía visual, se recomienda tener en cuenta que el contenido del cuadro no esté muy recargado. Por otro lado, si se desea dar amplitud a la habitación se puede optar por un solo cuadro simple que no interfiera con las demás piezas de la casa. 

No Comments

Post A Comment